Sonia Villamil

Hola, mi nombre es Sonia Villamil, nací en Bogotá, Colombia, hace casi medio siglo. En una familia de cinco hijos donde yo soy la menor, casi crecí como una hija única. Desde pequeña tuve curiosidad por las cosas espirituales, mi camino comenzó en la religión tradicional de donde salí volada cuando me dijeron que tenía que confesarme con un otra persona que era igual a mí y cuando lo expresé las monjas me regañaron y me sacaron de catequesis, abriendo una puerta de oportunidades para mi. 

Buscando respuestas, estudié y practiqué otras religiones de las que aprendí  muuuuchas cosas.

El camino me ha traído ahora a ser estudiante y practicante de Kabbalah, Astrología y otras herramientas que me ayudan a saber quién soy, de dónde vengo y para dónde voy. 

¿No es eso lo que queremos todos? Entender cuál es nuestro propósito en la vida, ser mejores personas, dejar una huella de amor, paz y luz; y obviamente trascender, saber que cuando deje este cuerpo, el Alma seguirá su camino.

Pero volviendo a este mundo; me encontré hace 30 años con mi compañero de vida, mi amor, el padre de los hijos, en la tierra bendita que me vió nacer. Y hace 26 vinimos a Guatemala, sin saber qué nos esperaba. Llegamos con una maleta y Mateo, el primogénito de un año. Aquí nacieron los mellizos Lucas y Camila, que completaron el equipo que conforman Los Mejores Maestros que he tenido. El tema de la crianza (me entenderán las madres) se me pasó como un suspiro y ahora vivo mi vida de noviazgo con mi esposo de 30 años (de matrimonio, no de edad jejejejeje).

Los hijos crecieron, buscaron sus caminos, lo cual agradezco infinitamente, pero también tengo que confesar que me quede algo perdida cuando me cambiaron el título y la profesión.

Durante algunos años de busqueda, mi aprendizaje fue autodidacta, hasta que en una reunión una amiga (la que menos me imaginaba, mi gratitud eterna) me compartió este nuevo curso de  Herramientas… no recuerdo bien, pero que inmediatamente me hizo CLICK. Recuerdo el primer día de clase, cuando vi a Tefa a los ojos y sabía que ya nos conocíamos de antes. Si. Nuestros caminos se volvían a encontrar. Y desde ahí no ha parado mi deseo de crecer.

Esta nueva etapa me ha dado el regalo de hacer lo que me gusta, de desaprender, de re-aprender y en este Regreso al Origen me he encontrado un grupo de personas que me han enseñado mucho y que ahora me invitan a ser parte de su equipo. ¡Gracias!

Me despido con un pensamiento que siempre está presente:

¿Si Creador/Universo/Dios es infinito, por qué queremos encerrarlo en un concepto?

Abramos la mente, la intuición y el corazón.

Aquí estamos todos, aprendiendo, compartiendo, corriendo la carrera, y este espacio es para encontrar herramientas que hagan más fácil el recorrido.

¡Bienvenidos!

Escríbeme a sonia.c.villamil@gmail.com