Shoftim/ Jueces…

Libro Devarim/ Deuteronomio 16:18-21:9

Shoftim significa «Jueces» y esta lectura inicia con El Creador diciéndole a Moshé:

“Jueces y oficiales nombrarás para ti dentro de todas tus puertas, las cuales el Eterno, tu Dios, te da según tus tribus; y ellos juzgarán al pueblo con juicio justo”

Pero esto no se refiere literalmente a que se haría un casting de personas justas para poder elegir quienes ocuparían el cargo de “Jueces”. Recordemos que se hablaba de la llegada del pueblo a la «Tierra Prometida» y de los lineamientos a llevar a cabo en la nueva tierra.

Pero cuando estudiamos la Torah desde los códigos de la Kabbalah entendemos que la Tierra Prometida es un estado de consciencia que activamos en nuestro interior al momento de determinarnos para tomar las riendas de nuestra vida y quitarle el control al EGO; en nosotros está la Tierra Prometida y llegar a ella requiere de nuestro esfuerzo para realizar nuestro trabajo espiritual. Un código importante a tomar en cuenta es que las 12 tribus que conformaban al pueblo corresponden a un signo zodiacal específico, y cuando vemos aún más profundo en los códigos kabbalísticos vemos claramente que cada una de las tribus están en nuestro interior y estamos conformados por ellas. Lo vemos más claro desde la astrología, cuando conocemos nuestra carta astral y podemos apreciar como los 12 signos rigen una parte de nuestra vida.

—Por lo tanto las puertas a las que se refiere el inicio de esta lectura se tratan de las puertas en nosotros mismos, esas puertas físicas por donde dejamos entrar y salir energías… ósea “nuestros sentidos”—

Poner jueces en todas tus puertas se refiere a que en realidad no hay nadie esperando a que hagamos algo mal para juzgarnos, sino que solamente nosotros somos responsables de nuestros actos y de cualquier cosa que ocurra en nuestras vidas. Por lo tanto poner jueces en las puertas es el cuidado que tenemos que tener a la hora de emitir acciones, juzgar, hablar, criticar, lo que vemos y la forma en que lo hacemos, etc. Tenemos que ser nuestros propios jueces, jueces incorruptos que no acepten sobornos…

Porque el soborno ciega los ojos del sabio y pervierte las palabras del justo.


 

Sacrificios e idolatría…

Shoftim también nos explica los temas respecto a los sacrificios y la idolatría. Recordemos que no se trata de las cosas que leemos literalmente sino el significado oculto en las palabras.

Un sacrificio en realidad no trata de matar animales o quemar ofrendas; se nos explica que el fuego es el elemento que transmuta y eleva las energías y los textos dicen que una ofrenda que era realizada de forma correcta y ofrecida de corazón se convertía en humo blanco y ésta era la señal de que había sido efectuada de forma adecuada.

El fuego purifica de toda negatividad aquellas energías que necesitamos elevar tal y como lo hace el humo blanco.

Un sacrificio animal se refiere entonces al sacrificio de nuestros instintos más animales, de la parte más egoísta, instintiva y reactiva de nosotros mismos, las cuales deben ser sacrificadas en el fuego, pero nuestro fuego “interno” esa energía de rigor, disciplina y determinación que nos hace ser duros y firmes, cualidades que se requieren para poner en orden a nuestro propio EGO. (Si te interesa leer más información sobre el elemento fuego encuentra más contenido «AQUÍ»)

Por otra parte en cuanto a la idolatría, entendemos que los ídolos abarcan todas las cosas que nos dan placer momentáneo pues recordemos que la única fuente de placer y plenitud permanente es la Luz del Creador. Por lo tanto todo lo que nos da placer por un tiempo se convierte en adicciones gracias a nuestro afán de perseguir lo placentero en nuestra vida, como el trabajo, el dinero, las drogas, el sexo, las compras, la comida, etc. La gente usa los ídolos para evadir las verdaderas responsabilidades de la vida, porque es más trabajoso ser responsable que inclinarnos a los ídolos, por ejemplo:

Una persona que se enfoca en su trabajo bajo el escudo de que trabaja para su familia, para que a ésta no le falte nada… pero cuando se trata de estar presente con su familia, involucrarse en las conversaciones, los temas triviales del hogar, la comida, las compras, los planes del día, los hijos, las celebraciones familiares; poco a poco el simple hecho de estar en casa se empieza a hacer algo complicado e incluso la persona empieza a sentir que estar en casa le es improductivo porque no produce frutos materiales o físicos como el dinero. Por lo tanto la persona empieza a sentir que su lugar es en el trabajo y el EGO le convence que es más útil allá que en su propio hogar.

El tiempo la herramienta favorita del EGO empieza a hacer su labor y es utilizado en su contra, el tiempo pasa y la familia se pierde y la razón por la cual esta persona del ejemplo que trabajaba de Sol y a Sol deja de existir, deja de tener una razón porque la familia ya no está, y el vacío empieza a hacer el reclamo correspondiente… la familia se fragmento porque dicha persona olvidó que él era parte de esa familia y al momento de no estar presente creó un vacío que se convirtió en un hoyo negro que absorbió todo.

«Debemos asumir la responsabilidad de nuestro comportamiento y deshacernos de los ídolos que nos dan el placer y seguridad de forma permanente».

¿De verdad te preocupa tu familia?, hazte presente, se parte de ella, toma tu puesto, ocupa tu lugar, no crees vacíos que puedan causar más vacío o que le den espacio a otras personas que busquen un lugar como el que tú ya tienes!!!


 

Acerca de los Reyes…

Este estudio nos explica que la persona que ocupara el puesto de rey debía ser libre de egolatría y egoísmo y por el contrario lleno de humildad... claramente podemos ver que son pocos los países que tienen un rey que gobierne en la actualidad y aunque lo tengan no cumplen con dichas características.

¿Entonces a qué se refiere?… veamos los códigos:

El rey es el que representa a la «CORNONA» que es el código para la Sefirá de «Kéter» en el Árbol de la Vida, la cual es la dimensión más alta y cercana a la Luz. Por otra parte «Maljut» que significa “REINO” y es la Sefirá más baja del Árbol y que es la que representa en mundo físico en el que vivimos nos da la pista para entender este secreto…

Sin rey no hay reino y sin reino no hay rey… una cosa se pertenece a la otra.

“Nosotros somos nuestros propios reyes” los gobernantes de nuestro mundo, nuestra vida, nuestra realidad y cuerpo físico. Por lo tanto somos nosotros quienes debemos recordar guardar la Torah que es el manual de vida, lo que nos da las herramientas de sabiduría para ser reyes justos y libres de egoismo y egolatría».


 

La función de los Cohanim (sacerdotes)…

los Cohanim eran los «Sumos Sacerdotes» de la tribu, eran personas que habían logrado elevar su energía del tal manera que conectaban por completo en la columna central del Árbol y podían canalizar la Luz para el resto del mundo!!! Un gran trabajo y responsabilidad, tomando en cuenta que su labor era de compartir sin tomar nada para sí mismos. En la actualidad tales seres tan espirituales no existen… y seamos sinceros al respecto; un Cohen es un canal de la Luz para el mundo, es un ser espiritual al servicio de la Luz para la humanidad. ¿Conoces alguno?, ¿Conoces actualmente a alguna persona que tenga tal poder y capacidad de compartir y que dedique su vida a iluminar al mundo a tal nivel?…

No hay Cohanim en la actualidad porque la vibración de la humanidad ha bajado mucho y se ha contaminado, sin embrago se trata de hacer despertar a nuestro Cohen interno y activar nuestro canal para bajar la Luz al mundo.

En la actualidad lo más cercano a un Cohen es aquel que dedica su vida al estudio y la enseñanza de la Kabbalah, aquellos que se ocupan de ayudar a los demás a fortalecer su espiritualidad con las herramientas y la tecnología de la Kabbalah.


 

Acerca de la magia negra…

La Torah nos habla específicamente del riesgo que acercarnos a la hechicería o magia negra, y nos da la confirmación de que este tipo de energía existe y es muy real!

La Kabbalah explica que la magia negra es muy peligrosa porque la intención del hechicero es manipular el futuro a conveniencia de sí mismo o de quien requiere sus servicios.

Y no es que no sea posible manipular el futuro, el problema es la forma en que esto se hace, sobre todo si sabemos que estamos manipulándolo irresponsablemente intentando evadir lo que nos toca resolver y superar, ¡ahí está el grave error!, pues el Universo no trabaja de ninguna otra forma que no sea causa y efecto y si tratamos de evadir nuestras responsabilidades lo único que hacemos es recargar nuestro «Tikún» (corrección almática) y vamos por la vida creando Karma que representan deudas que nos impiden avanzar al siguiente nivel.

Las únicas herramientas recomendadas por la Kabbalah y la Torah para entender el pasado y el futuro y manipularlos de forma responsable son: “la astrología y la tecnología de los sueños” estas herramientas nos ayudan a comprender que podemos cambiar el futuro a través de la transformación espiritual de sí mismos.

 

Los sueños…

La Kabbalah nos explica que un sueño es algo muy profundo e importante y que en la medida que nuestro trabajo espiritual sea realizado así serán las capacidades que tengamos de comprender los códigos que recibimos de los planos superiores a través de nuestros sueños.

Todo lo que acontece en el mundo, depende de un sueño o una proclamación antes de que se vuelva realidad.

En la antigüedad existían los profetas, se trataba de aquellos que eran tan justos y puros de espíritu que tenían la capacidad de escuchar a Dios cara a cara como Moshé, sin embargo esta clase de personas desaparecieron desde hace mucho tiempo y fueron sustituidos por los sabios de alto rango, que a su vez también han desaparecido… esto no quiere decir que vayamos en retroceso y que no haya quien nos traduzca todos esos mensajes que vienen de los planos superiores.

«Se trata de que aprendamos a ser nuestros propios profetas y sabios, que desarrollemos así como ellos lo pudieron hacer, esa habilidad de comprender el lenguaje espiritual. Se trata de convertirnos en nuestros propios guías»

El Creador jamás realiza ninguna acción sobre el mundo sin un aviso previo.

Ahora que no existen profetas y sabios de alto rango todo es anunciado por medio de los sueños…

Tu sueñas?… conoces a más personas que sueñen?… todos soñamos, entiendes la idea!!!?

Ahora bien… es claro también que existen los falsos profetas y son aquellos que se auto proclaman serlo, son aquellos que no se preparan para instruir y sin embargo empiezan a enseñar sin tener una base sólida que conforme su propia espiritualidad.

Después de todo solamente podemos enseñar aquellas lecciones que hemos sido capases de estudiar y aprender en carne propia, porque es la única forma de entender lo que ocurre en la vida real. Podríamos saber todo el contenido de los libros de medicina, pero eso no nos convierte en médicos.


 

Sobre las leyes del Universo…

Hay leyes que gobiernan el Universo y en realidad son las únicas leyes que funcionan y mantienen el orden de la Creación.

El hombre creyó convencido por el EGO que podía instituir leyes que le permitieran poner orden sobre el mundo físico… pero olvidó que todo lo que existe en el exterior, es un reflejo de lo que yace en nuestro interior, por lo tanto como resultado, actualmente podemos observar que el mundo no tienen nada de orden sino todo lo contrario, la delincuencia, el robo, asesinato, etc., etc. aún existen, porque existen en el interior de la humanidad.

Veamos un ejemplo respecto a este tema:

La Kabbalah explica que “no hay accidentes, nada ocurre de la nada”…

Según las leyes de la reencarnación en realidad cada persona que es asesinada muere de esta forma porque ha asesinado a otra, en ésta o una vida anterior.

Toda causa tiene un efecto correspondiente al mismo nivel y magnitud.

Pero las leyes del hombre omiten este hecho que es irrefutable y pretenden hacer pagar a un asesino con cárcel o incluso la pena de muerte, cuando la única forma de equilibrar su acción es ser asesinado por la misma alma que ocupaba el cuerpo al que le quitó a vida anteriormente. Es decir que a menos que la persona que fue asesinada reencarne de forma inmediata y tenga la oportunidad de realizar el “cobro” por así decirlo, la persona que mató no podrá cerrar el círculo hasta la siguiente vida en la que se vuelvan a encontrar víctima y victimario.

Las leyes humanas no afectan positivamente en nada, siempre tendrán intereses que beneficien a unos más que a otros, lo que convierte a lo que creemos “justicia” en una injusticia definitiva.

Hablando del asesinato específicamente, entendemos que esto puede causar la muerte del cuerpo físico de alguien, pero también puede ser a nivel simbólico, como cuando se mata la reputación de alguien a causa del mal de lengua o la habladuría maliciosa. La mayoría de nosotros quizás nunca seríamos capaces de infligir la muerte física pero es muy probable que seamos capaces de haberlo hecho de forma energética, mediante el chisme, habladuría, etc.

Ya sea con un arma o con un chisme… según la Torah, ambos casos son de asesinato.

“La lengua también es un arma mortal” por eso necesita un juez y un guardia que le cuide.

— Quien guarda su lengua y labios de hablar engaño, calumnia y chisme, disfruta la vida y ama los días porque conserva el alma libre de penas.—

Pero esto no sólo va con el tema de hablar mal y participar en habladurías… sino de cuidarnos de no escuchar tampoco el chisme y el habla maliciosa. Al escuchar estamos abriendo otra puerta y nos dejamos contaminar de esa negatividad y de esta forma también nos estamos prestando para el mal de lengua, después de todo si no hay quién escuche el que busca hablar mal no tiene oportunidad de hacerlo.


 

Acerca de Las fronteras o límites de la tierra qué hay que respetar…

Esta lectura no se refiere a los límites físicos en la tierra física que habitamos. Se refiere al hecho de respetar los límites con relación a cuánto podemos interferir para ayudar y dar a los demás. Es importante ser sensible y saber discernir y respetar los límites de cada persona, entender que hay personas que no quieren recibir ayuda y no podemos obligarlos a recibir aquello que no desean.

Pero aún más importante es el hecho de reconocer «nuestros propios límites y respetarlos», pues es la única forma de que otros puedan respetar esas líneas que marcan el borde de aquello que estamos dispuestos a permitir y lo que no.

Tener una vida consciente y respetuosa de nuestros límites claros es siempre saludable a nivel físico, emocional y espiritual.

Hasta aquí llegamos con la porción de estudio semanal de Shoftim, usualmente, es el primer capítulo que estudiamos en el mes de «Elul»/ el mes de Virgo, que dió inicio con la reciente Luna Nueva y que marca el último mes del calendario Kabbalístico. Un período en el que tenemos la oportunidad de ver en retrospectiva el año que pasó y observamos lo que hemos hecho y lo que necesitamos cambiar. Para esta temporada es importante tener presente que si algo salió mal durante todo el año, sin importar cuán grande o pequeño haya sido, es porque no hicimos nuestro trabajo en el Elul anterior; es decir, no hicimos el proceso de Teshuvá (arrepentimiento) que nos permite regresar al pasado para hacer correcciones y así reprogramar el futuro, de forma correcta.

Cuando llegamos a comprender que no hay ley humana que nos libre de aquello que tenemos que responsabilizarnos ante las leyes del Cosmos, cuando entendemos el funcionamiento de las leyes de la Creación y cómo aplicar las herramientas que nos ayudan a superar los retos y corregir nuestros propios errores, el mundo toma un orden armónico y nosotros fluimos en el.

Les deseo una hermosa semana, llena de entendimiento y claridad, que el inicio del mes de Virgo les permita calibrar su visión sobre todos esos detalles que requieren atención para ser corregidos de la mejor forma.

Nos vemos aquí en la próxima parashá «Ki Tetzé»

La Tefa.-