Pero si el Yoga es sólo para mujeres…

Por: Rolando Milian Dardón

En los 18 de experiencia como docente,  me he topado con un sinfín de prejuicios y preconcepciones sobre el Yoga. Una de las más comunes y recurrentes es la creencia de que el Yoga es sólo para mujeres. ¿Es el Yoga verdaderamente un ejercicio sólo para mujeres? La respuesta es muy simple: ¡NO! Eso sería equivalente a  afirmar que el karate es sólo para hombres, y que la danza es únicamente para mujeres; o que ciertas artes son exclusivas de uno u otro género.

Comencemos recordando que el Yoga no es simplemente un ejercicio físico,  sino toda una filosofía práctica que busca, en última instancia, un estado de mayor lucidez y conciencia. Una dirección correcta de ásanas (técnicas corporales), durante la práctica de Yoga, conlleva una demanda física extraordinaria. Tanto así que es posible el desarrollo muscular y la flexibilidad de la columna vertebral. Además, el Yoga es revitalizante y fascinante. Por lo que no es, en lo absoluto, una práctica que pertenezca excepcionalmente al género femenino.

Lastimosamente, la mayoría de hombres aún tienen la idea de que el trabajo físico debe ser extenuante y excesivamente “fuerte”. Todavía persiste en muchos el famoso dicho “no pain no gain”.  Sin embargo, es vital notar que desde hace siglos existen métodos más eficientes para trabajar el cuerpo. Con esto no intento desmeritar el trabajo de los gimnasios ni de los deportes en general. Por el contrario, mi genuina intención es brindar el Yoga como una actividad que coadyuva al fortalecimiento del desempeño físico y a la aceleración de la respuesta muscular en los deportistas. La cual puede llegar a evitar posibles lesiones, a mejorar la capacidad respiratoria y de resistencia y, sobre todo,  la calidad de vida. 

El hecho de que en Occidente el Yoga se haya popularizado entre mujeres, por estar éste enfocado en mujeres embarazadas y de la tercera edad, no significa que es exclusivo de ellas. Más bien es un aliciente para que todos lo practiquemos y adquiramos la totalidad de sus beneficios. Hagamos una prueba. Imagine a un instructor de Yoga en India… ¿Qué imagen viene inmediatamente a su mente? Seguramente fue la de un hombre. En India, las mujeres están vetadas de practicar Yoga en ciertos lugares. Además, en muchos otros casos las féminas son separadas para trabajar con variantes más simples, puesto que la vestimenta, como el sari, es un impedimento para la práctica. 

En conclusión, es posible afirmar que

EL YOGA ES PARA TODOS

No importando la edad, raza, género ni condición física.  Anímese hoy y opte por un cambio de vida saludable. Descubra todo lo que el Yoga tiene para ofrecerle. Averigüe la razón por la cual millones de personas alrededor del mundo lo han adoptado como forma de vida. Obtenga usted también todos los excelentes resultados.