Matot/ Esto es…

(Bemidbar/ Números 30:2/ 32:42)

La parashá Matot le da inicio a las 3 semanas de preapración entre el 17 de Tamuz y el 9 de Av. ¿Por qué es una preparación?… Porque de la misma manera como hay un día del padre y un día de la madre, así mismo la Kabbalah nos revela que hay un día del EGO y este día es el «9 de Av» es decir el día noveno del mes de Leo.

Este es el día es el día de recarga del EGO, el día en el que éste llena el tanque de combustible que le va a servir para dominarnos durante todo el año.

¿Y cuál es el combustible que usa?… «NUESTRA ENERGÍA VITAL».

De manera que el entrenamiento de estas 3 semanas consiste en lo siguiente: observar en qué aspecto de nuestras vidas aún somos débiles y por ello el EGO nos somete.

En estas 3 semanas, nuestros deseos corporales y nuestras necesidades estarán bajo una lupa. Para entender el por qué de esto, veamos lo siguiente: la función principal de las sefirot es de regular el alto voltaje de la Luz, de modo de bajar la frecuencia poco a poco, lo que la hace soportable con respecto a nuestra vibración y así no sufrimos daño alguno al entrar en contacto con ella; pero durante estas 3 semanas ese regulador se desconecta, es decir que la Luz nos llega en forma directa, siendo nuestra parte más superficial, la primera que recibe la Luz. Y esa parte superficial es el EGO!

Por tal razón es tremendamente importante para quien hace un trabajo de transformación personal durante todo el año, estar atento a todo lo que se le mostrará de si mismo, durante estas próximas 3 semanas. Es recomendable tomar nota, literalmente con libreta en mano, para ir anotando todo lo que observemos porque eso será nuestro foco de atención en la transformación que tendremos el próximo ciclo que comienza a partir de este momento.

Los sabios de la Kabbalah, recomiendan mantener un bajo perfil, cuidarse de emitir cualquier tipo de juicio y de ejecutar acciones egoístas porque el tiempo y el espacio que nos separa de las leyes de La Creación estará desconectado, por lo cual recogemos de inmediato el fruto de nuestras acciones. De la misma manera se recomienda tener una alimentación a base de pescado, productos lácteos y vegetales, porque una de las áreas en donde el EGO tiene mayor dominio y lo cual afecta directamente nuestra salud, es en el área de la alimentación.

«Por lo tanto es conveniente alejarse de la energía de muerte adherida a la carne roja, la cual nos conecta directamente con juicio»

Esta semana, la Torah nos da un protector para transitar bajo esta poderosa energía. No olvidemos que la Torah es el manual de corrección del mundo emocional, así que su lectura no solo nos sirve de correctivo emocional, sino también en este tipo de casos, sirve como sustituto de esa protección que usualmente nos da Zeir Anpín, claro está, siempre y cuando nos abramos al entendimiento y a la práctica de aquello que leemos en ella.

Ahora entremos en materia…

«Y le dijo Moisés a los jefes de las Tribus de los hijos de Israel: Esto es lo que ha dicho el Eterno «Si un hombre formula un voto, o se compromete con un juramento, no violará su palabra y obrara conforma a su boca. Si una mujer formula un voto al Eterno o se compromete con un juramento estando en la casa de su padre y este al conocer el voto no dice nada, tal voto es válido, pero si el padre lo desaprueba el mismo día que lo sabe, entonces el voto será invalidado y así mismo la obligación con la que haya ligado el alma, y el Eterno la perdonará por la desaprobación de su padre. Y si la mujer es casada y su marido desaprueba el voto, perderá validez el voto y el eterno la perdonará. Cada voto o cada juramento con los que la mujer aflige su alma puede ser confirmado o anulado por su marido»…

La porción comienza explicando que el hombre puede cancelar lo votos que hace por sí mismo, pero que la mujer necesita al padre o al marido para que lo hagan por ella. Pareciera haber aquí algo de machismo o discriminación hacia la mujer y debo decir que en capítulos como este, desde el sentido literal, es como se ha tergiversado el mensaje de la Torah; por ello es súper importante recordar constantemente que todo lo que e encuentra escrito en ella NO DEBE ENTENDERSE EN EL SENTIDO LITERAL, SINO DESDE SU SOD.

Así que veamos que dice el Sod…

El Zohar lo explica de manera grandiosa; esto NO SE TRATA de hombre y mujer, se trata de la luz y la vasija, de Zeir Anpín y Maljut. Pero para entender el secreto de lo que se encierra detrás de esto, debemos entender que es un voto. Un voto trata sobre un juramento o un pacto que se adhiere a nuestra alma convirtiéndose en una programación energética, que tiene tanto poder que es arrastrado encarnación tras encarnación. Estos pactos pueden ser lealtades familiares, promesas conscientes e inconscientes a otros y a nosotros mismos, pueden ser juramentos o decretos que hacemos en un momento de arrebato emocional, etc.

Actualmente hay muchas técnicas que buscan resolver los problemas que nos conectan a vidas pasadas, la Kabbalah misma nos señala de manera importante el asumir el Tikún, estudiarlo y trabajarlo de manera consciente, porque en el mayor de los casos, necesitamos entender el origen de las cosas para poder entender el presente.

Sin embargo, ¿qué sucede para aquel que por alguna razón no tiene una ayuda profesional o la herramienta adecuada para sanarse a raíz de los temas de sus vidas pasadas? La Kabbalah nos enseña la perfección del sistema…

Tenemos que saber que si nacimos con velos que nos impide recordar lo que hemos hecho en el pasado es por algo. Si entendemos que el sistema es misericordia pura, podemos deducir fácilmente que estos velos buscan dos cosas: que seamos clementes con nosotros mismos y que vivamos el aquí y el ahora. No necesitamos saber qué fuimos y qué hicimos en el pasado, porque todo lo que tenemos, el ambiente que nos rodea, la pareja que tenemos o que no tenemos, el dinero, la salud, etc.

«nos muestra lo que somos y en donde estamos energéticamente. En general, nuestra vida es un reflejo de lo que sucede en nuestros mundos internos y una continuación de nuestro pasado»

Así mismo tenemos el poder de desmaterializar una realidad cambiándola por otra en un minuto. Toda nuestra vida cambia completamente de escenario y de frecuencia, pero esto no es gratuito, todo forma parte de cómo vibramos por dentro y esto requiere un esfuerzo consciente para que la vida tome el rumbo que deseamos.

En pocas palabras, esta semana la Torah nos da la oportunidad de hacernos una terapia de renacimiento sin tener que ir al pasado. Esta semana aprendemos que ningún patrón aparece por casualidad en nuestra vida, ni es tampoco algo nuevo para nosotros.

El Zohar nos explica que este voto del que se habla en esta porción no es solo el voto que hicimos en una vida pasada, se trata del voto que hicimos al principio de todos los principios, por eso en el texto de la Torah está escrito una mujer o un hombre que formulan un voto al Eterno. ¿De qué se trata este voto?: «Que NO queremos recibir nada gratuitamente».

Y es así como determinamos que si hacemos algo egoísta o altruista, recibimos un pago equivalente a la vibración de nuestra acción.

Esta revelación tiene implicaciones profundas, porque esto quiere decir que fue la vasija quien obligó al sistema a crear esta ley de causa y efecto.

De manera que este primer enunciado, que aparentemente es una discriminación para la mujer, es una bendición, porque quiere decir que la Luz puede anular ese voto que hizo la vasija un día.

El padre de la mujer, que puede anular el voto, se refiere a Jojmá/Sabiduría, lo cual le da explicación a la importancia del «por qué saber de dónde viene algo que nos sucede», pues en definitiva esto implica un cambio en nuestra vida. Y el esposo de la mujer se refiere específicamente a Zeir Anpín que es considerado el esposo y protector de Maljut.

El Zohar nos dice que nuestro trabajo durante este tiempo debe enfocarse sobre todo, en el hecho de que bajo ninguna circunstancia emitamos juicios o críticas en estas 3 semanas. Como el filtro del espacio tiempo duerme, nuestras acciones tienen el poder de impactar directamente en los mundos superiores y su efecto sería así de directo de vuelta.

Esta es la razón por la cual el Zohar nos dice que necesitamos el color blanco. ¿Qué quiere decir esto?

El Juicio/ Guevurá = Color Rojo

Clemencia/ Jésed = Color Blanco

Nos pregunta el Zohar al respecto:

si tenemos un recipiente con agua y le agregamos una gota de pintura negra, tenemos como resultado un agua turbia, pero si queremos regresar al origen, a tener una agua pura, ¿cuánta más agua necesitaríamos meter en ese envase para borrar ese color que enturbió el agua?

Pues bien, esta semana tenemos la lupa para ver cuan turbia está nuestra energía, para determinar y tomar consciencia de cuánto blanco necesitamos en nuestra vida.

Otro aspecto importante del que nos habla esta porción, es sobre la guerra con los Midianitas. Y l primero que hay que entender es que Midián viene de las palabras Mi Din que significa «desde los juicios». Por lo tanto la Torah no nos explica aquí nada sobre un pueblo, en realidad nos está hablando de una guerra interna con esos pensamientos críticos y de juicio que tenemos contra los otros, por lo cual Moshé le pide al pueblo que maten a todos los Midianitas, pero que pueden guardar para si a las mujeres vírgenes.

Descodifiquemos esto que también ha sido malinterpretado a través de la historia…

Cuando se menciona a las vírgenes, se refieren a nuestros deseos altruistas los cuales son vasijas aptas para recibir la luz. Pues recordemos que si un deseo está contaminado de egoísmo, entonces obligamos a la luz a descender por la izquierda; no olvidemos que Guevurá significa fuerza, es decir, que utilizamos la fuerza para hacer descender la luz por la izquierda, por lo tanto, el proceso que se desata se origina desde el esfuerzo, desde el dolor, el rigor y el juicio, de allí el nombre de Mi Dian.

La Torah nos cuenta la historia de las tres tribus que no entraron en la tierra prometida como resultado de pensamientos defectuosos que entraron en juego al momento de la concepción, puesto que el acto sexual implica la acción que ejecutamos en donde es más difícil de controlar nuestros pensamientos y emociones. Esto nos muestra la importancia de la intención, del pensamiento y la práctica del control de nuestras emociones.

Yaakov/ Jacob, padre de las 12 tribus, llegó a la noche de su primera boda, creyendo que estaba con Rajel y poniendo su intención de traer al mundo a Yosef, pero en lugar de eso, a pesar de haberse dado cuenta de que no era Rajel, estuvo con Leah y en lugar de traer a Yosef, concibieron a Rubén… esto fue debido a que el pensamiento de Yaakov estaba defectuoso, pensando en Rajel en vez de entregarse por completo en mente, cuerpo y alma a Leah; él se estaba acostando con una mujer pensando en otra y esto es inevitablemente un corto circuito!

500 años mas tarde, la tribu de Rubén no tuvo derecho a entrar en la tierra prometida. Lo mismo sucedió con la tribu de Gad, ya que Leah ya no podía tener hijos y entonces Yaakov embarazó a una esclava de Leah, por lo tanto también el pensamiento de Yaakov fue nuevamente defectuoso a la hora del intercambio de energía sexual en donde además había carencia rotunda de Amor por la esclava!!! De hecho vale la pena destacar que la Torah menciona que cuando Gad nació Leah lo llamo BaGad que quiere decir la fortuna ha llegado, pero en la Torah se omite la letra Alef, para indicarnos que el origen de la tribu de Gad es «la traición», pues al quitarle la Alef se forma la palabra BGad que significa traicionado.

La otra tribu afectada es la tribu de Menashé, descendientes de Yosef;  ya sabemos que la tribu de Yosef se dividió en dos, puesto que este se casó con Asenat, una egipcia quien fue concebida producto de una violación, por la cual los hijos de Yosef, Efraín y Menashe representaban, uno el lado puro de Yosef, y el otro el lado impuro de su madre… Pero aclaremos algo, cuando se dice impuro hacerca de Asenat, no se refiere a que ella perdió valor por ser el producto de una violación, sino se refiere específicamente al dolor y la pena que ella cargaba en su interior por tal hecho; era ella quien no había logrado integrarse y reconocer su valor personal dada las circunstancias de su concepción, de manera que esas emociones de dolor y desequilibrio fueron transmitidas a uno de sus hijos, pues al concebir a estos dos niños había un pensamiento y una emoción fuera de lugar por parte de ella. Por lo cual el lado impuro, heredado por Menashé, no entraron a la tierra prometida.

Pero entendamos mejor el asunto aquí…

El Zohar nos explica que esa tierra prometida no es otra cosa que la realización de todos nuestros deseos y la satisfacción permanente que ello nos procura, no será posible si en el origen de esos deseos hay algún rastro de impureza, entiéndase dolor, autoestima dañada, falta de aceptación y reconocimiento de nuestro valor propio, rencores, odio, etc.

Así que con esto podemos empezar a ver el gran poder que se encuentra disponible esta semana para nosotros. Tenemos la oportunidad de erradicar esos deseos que provienen forzadamente para satisfacer solo al EGO, dejar de alimentar el victimismo, las heridas heredadas o instaladas por el sistema, dejar de creernos más o menos que otros incluso respecto al nivel espiritual que tenemos cada uno, romper con aquellos deseos banales con los que intentamos llenar vacíos existenciales y todo aquello que impiden que nuestra vida sea aquello que soñamos.