Haazinu/ Escuchen…

Libro Devarim/ Deuteronomio 32:1 – 52

Haazinu significa “escuchar” y nos enseña una lección para llegar a Yom Kipur con herramientas más poderosas para que podamos ganar la batalla contra el caos. Son las últimas palabras de Moshé al pueblo, puede considerarse como el momento cumbre del viaje de los israelitas e incluso de toda la Torah.

«Moshé les recuerda por última vez no desviarse del camino de espiritualidad porque la negatividad podría llegar a ellos».

«En esta porción se nos repite la advertencia sobre la trampa que constituye invertir nuestra energía en la fisicalidad y que esta no tiene el poder para ayudarnos en tiempos de necesidad. Sólo el Creador y la espiritualidad contienen el poder y la protección que buscamos».

Dependerá de lo que hayamos hecho si el nuevo año será bueno o malo para nosotros y de dónde estaba nuestra conciencia en Rosh HaShaná pues ese es el momento en el que se realiza la nueva programación. Sin embrago el Zóhar nos da claves importantes y nos explica que si pasamos por alto esa ventana, aún tenemos acceso en Yom Kipur, pero dependerá mucho del cambio interno que hagamos en esa ventana cósmica, pues si insistimos en continuar bajo el mismo sistema sería ridículo esperar cambios en el ciclo que viene…

Se nos explica que si no hacemos nuestro trabajo espiritual que es lo que significa “preparar la vasija”, sino detectamos nuestros bloqueos y sus raíces y lo que requerimos cambiar, no tenemos posibilidad de recibir la luz que está destinada para nosotros, pues prácticamente tenemos ocupado el recipiente con cosas que no nos sirven más que para ocupar espacio.

La porción Haazinu inicia con la frase de Moshé diciendo: “Escuchen, Cielos, y yo hablaré”…

Acá se revela un secreto importante y es que a diferencia de cómo se cree, que nadie puede escuchar si primero no hay alguien que hable, en realidad se trata de “estar primero dispuesto a escuchar”… generalmente la gente que necesita escuchar no lo hace, mientras que los que no parecen tener problema para hacerlo son quienes escuchan y aprenden!

El Creador nos puede dar mucho para aprender a diario pero solamente si estamos dispuestos a escuchar y recibir. Si estamos dispuestos a escuchar entonces habrá alguien que llegue a nosotros con las palabras correctas…

“Cuando el estudiante esté listo, el maestro aparecerá”

Esto quiere decir que hay que ser causa para que el efecto llegue, podemos provocar que las cosas sucedan y así ser causa de lo que acontece en nuestra vida, en vez de ser solamente un efecto.

La lección de Haazinu nos revela otro secreto, y es que nuestro mundo físico es un reflejo del mundo superior espiritual, de manera que si nos dedicamos a amar, amor será lo que veremos, y si nos dedicamos a odiar y crear separación, odio y separación será lo que veremos en la manifestación de nuestro mundo.

En definitiva, nadie puede hacer el trabajo por nosotros, dependerá de la medida que aceptemos que la muerte es ilusoria y en cuanto tengamos el valor de cruzar el umbral y veamos que seguimos con vida, entonces finalmente podremos comprobar que todo era un engaño del EGO. El Satán no holgazanea nunca y cada vez perfecciona aún más su labor, mientras que nosotros solamente buscamos la manera de descansar antes y después de esforzarnos levemente.

Pero recordemos una clave importante!!! No se trata de esfuerzo físico… “menos es más” nos decía la Parashá de la semana pasada, así que el Satán tratará de ponernos distractores y nos hará creer y sentir que mientras más ocupados estemos con labores físicas más estamos haciendo… pero no es real, eso también es un engaño.

«El esfuerzo verdadero es en el aspecto espiritual, el resto se verá reflejado por sí mismo en el plano físico»


“Tal vez oímos, pero no siempre escuchamos”

y definitivamente es muy necesario escuchar más de la verdad que es aquello que no precisamente queremos escuchar, sino lo que necesitamos para despertar y tener mayor entendimiento.

Todos en algún momento nos bloqueamos para no escuchar la verdad… sobre todo cuando sabemos que nos duele, pero esta lección nos transmite la energía necesaria para atravesar la incomodidad de lo que escuchamos y acercarnos a la verdad necesaria en nuestra vida!… aquí encontramos la oportunidad de ampliar nuestra vasija.

Por otra parte, la lección de Haazinu también nos recuerda la importancia de recordar nuestras generaciones pasadas que no son más que nuestras propias «vidas pasadas»; entender que venimos a este mundo con equipaje del pasado es fundamental para poder realizar nuestro trabajo.

— No podemos crear un buen futuro si no comprendemos nuestro pasado y tampoco sabemos cómo corregirlo. —

Tenemos el potencial de vivir para siempre, la inmortalidad depende de nosotros, podemos elegir trascender la muerte y superar cualquier clase de pérdida. Dejar de reencarnar y olvidarlo todo cada vez es un asunto muy complicado, sobre todo cuando se trata de continuar con lo que dejamos a medias, entonces reparar y corregir situaciones de nuestras vidas pasadas parece algo imposible.

Cuando conectamos con la Torah descubrimos nuestro destino y nos damos cuenta de que cada uno de nosotros tiene un trabajo especial que hacer, todos tenemos una porción de Luz que venimos a revelar en el mundo físico y cuando lo hacemos es entonces cuando la vida comienza a tener verdadero significado.

Nos vemos la próxima semana para estudiar la última porción de la Torah » Vezot HaBrajá» Para iniciar de nuevo el ciclo con «Bereshit/ Génesis».

Les deseo una poderosa semana!

La Tefa.-