Escorpio/ Jeshván «Transformación»

Por: Jennifer Kelly

Los signos del Zodiaco nos ofrecen una importante clave para comprender psicológicamente al ser humano, representan arquetipos que se despliegan siguiendo una secuencia lógica. Cada uno se va relacionando con el otro. En particular, el signo de Escorpio, se asocia con el arquetipo de Hades, Dios del Inframundo y el Ave Fénix, símbolo de Transformación. El primero, rige el ámbito oscuro del alma, el segundo, de las formas que han sido destruidas para luego reaparecer transfiguradas. Su energía opuesta, donde encuentra el equilibrio es Tauro. Este signo de agua nos brinda un encuentro con la sombra, lo oculto y desconocido, lo no visto de uno mismo. 

El nombre hebreo para el signo de Escorpio es Akrav y su nombre en arameo es Jeshvan (en algunas fuentes también es llamado Mar-Jeshvan, que quiere decir amargo). Las letras del nombre Jeshvan (Jet-Shin-Vav-Nun) son semejantes a las de la palabra jeshvon (que significa “cuenta” en hebreo), simbolizando las cuentas que la persona debería hacer durante este mes en lo profundo de su alma.

Las letras del mes son Dálet, que creó a Marte y Nun, que creó el signo de Escorpio. Juntas estas dos letras forman la palabra en hebreo Din, que significa «juicio».

El juicio ocurrido durante el mes anterior de Tishrei/Libra puede conducir a una persona a un nivel superior si las oportunidades para arrepentirse y retomar el camino verdadero fueron utilizadas. O bien la persona puede descender a un nivel aún más bajo, incluso al que tenía antes del tiempo del juicio (del mes de Tishrei).  El trabajo de este mes es determinar con honestidad cuál ha sido nuestra experiencia personal durante los meses previos de Elul/Virgo y Tishrei/Libra y decidir cómo perfeccionarnos a partir de ella.  En definitiva, es un mes en el cual tenemos la posibilidad de manifestar toda la inspiración y elevación de Tishrei en nuestra vida cotidiana.

Lo espiritualidad no tiene vacaciones…

El mes de Jeshván no presenta ventanas cósmicas mayores. Es como si el tiempo respetara nuestro ritmo y tras un arduo y esforzado trabajo espiritual nos permitiera un período más sereno. Sin embargo, suele suceder que grandes logros son seguidos por notables y profundas caídas. Quien haya dado algunos pasos en un camino espiritual sabe que en esta senda en particular se sube o se baja. No hay modo de permanecer en un mismo lugar. Y quién no experimenta ascenso, aunque sea mínimo, conoce entonces el sabor de la pendiente como el nombre del mes “amarga”. 

En el año seiscientos de la vida de Noé, el diecisiete del mes de Jeshván, se rompieron todas las fuentes del abismo y se abrieron las ventanas de los cielos y cayeron lluvias sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches (Bereshit 7:11-12). Esa generación, alejó la presencia del Creador, a causa de sus malos actos y a pesar de que tuvieron muchas posibilidades de arrepentirse y volver al camino de la Torah no lo hicieron y su consecuencia fue la destrucción.

Es por ello que el trabajo espiritual de este mes es transformar aquello que es amargo a dulce, aquello que es modesto a elevado y para esto se necesita una conciencia y autocontrol muy fuerte.

Escorpio por ser un signo de agua es extremadamente emocional.

Sus nativos son especialmente irracionales cuando se trata de sus emociones. Tienden a ir a los extremos y les cuesta encontrar términos medios. Tienen un tremendo deseo de control, poder y determinación. A veces, incluso, con una violencia innecesaria. Esta fuerza guerrera proviene de Marte y por otro lado cuentan con Plutón, que rige la vida y la muerte, así como el poder de la semilla que se manifiesta como vida nueva. Esto proporciona a los escorpianos un profundo deseo sexual que lo manifiestan en la compulsión de propagar la raza humana siendo «fructíferos y multiplicándose». 

Según el Séfer Yetzirá, Libro de la Formación, cada signo del Zodiaco está asociado con una determinada parte del cuerpo humano. No debería sorprendernos el hecho de que la región relacionada con Escorpio sean los órganos sexuales, esta parte de la anatomía que influye tan poderosa en el comportamiento humano. Los Escorpio de ambos sexos a menudo se consideran sexys, pero ambos fácilmente pueden convertirse en destructivos en el uso de su energía sexual.

Debido a querer tener todo bajo control les cuesta mucho los cambios. El amor para los escorpianos lo es todo. Les cuesta olvidar y perdonar. Cuentan con aptitudes metafísicas, de intuición muy poderosa, poderes místicos y espirituales muy fuertes. Ven inmediatamente las debilidades de otras personas y no dudarán en divulgarlas abiertamente.

Veamos más generalidades de estos enigmáticos escorpiones:

Elemento: Agua.
Color: Rojo intenso
Metales y Piedras: Hierro, plutonio, ópalo, rubí y obsidiana
Para llevarse bien: No les lleves la contraria aunque no tengan razón
Planeta Regente: Marte y Plutón
Símbolo: El escorpión
En contra: Son algo desconfiados, envidiosos y posesivos
Perfumes: Nardo, sándalo, incienso y mirra
Profesión Afín: Médicos, científicos, policías, detectives, abogados, escritores, oradores, predicadores y diplomáticos

 • Personalidad

Inteligentes y objetivos
Con buen sentido del humor
Emocionales y fácilmente se sienten heridos  
Personas muy apasionadas y sensuales
Observadores, fiesteros, reservados y corteses
Son excelentes amigos, aunque si alguien los traiciona es difícil recuperar su amistad y confianza
Imaginativos e intuitivos y analiticos

En esta temporada debemos tratar de deshacernos de las conductas destructivas que tenemos que solo nos dan satisfacción en el momento. Cuidemos nuestros excesos. No te angusties y ten certeza de que todo lo que pasa en esta vida siempre es para bien independientemente de que no podamos ver su final.¡No más a la queja! Si canalizamos esa energía para el bien el resultado siempre será bueno. 

Jeshvan es un mes para vencer la necesidad de venganza y hacer justicia por mano propia. Por lo mismo la corrección o tikún de Escorpio es controlar el impulso de vengarse. Aprender a vivir, amar y dejar ir.

Que tengan un excelente mes lleno de transformaciones profundas y que estas sean ¡Poderosas!

Palabras claves de Escorpio: Yo Callo. Yo.  ¡Deseo!