4TO. LIBRO BEMIDBAR/ NÚMEROS

En arameo, la palabra bemidbar significa “en el desierto”, lo cual es apropiado, dado que el desierto es el escenario de este cuarto libro.

Para percibir a completitud el significado espiritual interno del Libro de Números, es importante comprender la energía innata del desierto; la palabra “desierto” en este contexto es más que solamente el entorno físico…

«representa los obstáculos y a su vez una oportunidad de traer la Luz a nuestra vida»

Desde una perspectiva kabbalística, el desierto es, un espacio desolado que representa un vacío espiritual. Está muerto, es estéril y carece de la Luz del Creador.

Aquí, en este paisaje árido, con Moshé como su líder, los israelitas hicieron su largo y lento recorrido a la tierra de Canaán. Este viaje incluyó muchos percances, mucha frustración y bastante caos. En realidad, no pudo haber sido de otra manera, dado que los israelitas se estaban liberando de generaciones de esclavitud en Egipto. 

Kabbalísticamente hablando, estaban saliendo del dominio del Deseo de Recibir para Sí Mismos, pero no sabían en qué estaban metiéndose. De pronto se encontraron en un entorno espiritualmente sin vida en el cual la «tan familiar» negatividad de la esclavitud egipcia tenía que ser sustituida con alguna conexión con la Luz.

Después de todo, la esclavitud es, paradójicamente, una clase de libertad. Cuando somos esclavos, alguien más es responsable de cada aspecto de nuestra vida; si somos infelices y estamos insatisfechos, podemos culpar al amo. Pero cuando nos libramos de la esclavitud, de pronto nos damos cuenta de que necesitamos asumir la responsabilidad por nosotros mismos; ahora depende de nosotros si nuestra vida será dominada por el caos o por la realización.

Mientras eran esclavos en Egipto, los israelitas podían considerarse víctimas; y esta mentalidad de víctima era la verdadera esclavitud egipcia.

Esta clase de esclavitud tiene sus desventajas, pero puede ser adictiva y como la mayoría de las adicciones, ofrece un escape conveniente para evitar lidiar con los problemas personales. El éxodo de los israelitas de Egipto conllevó a una libertad genuina y a un control sobre su propio destino, pero esto resultó ser un panorama sorpresivamente incómodo para ellos. De pronto era más conveniente y mucho más fácil para los israelitas verse como esclavos y víctimas, y culpar de todo a los egipcios. De esa manera, podían decir que los eventos en sus vidas estaban, simplemente, “fuera de su control”.

«La verdad es que ningún acontecimiento jamás está fuera de nuestro control»

Es nuestra naturaleza reactiva lo que nos aparta de esta comprensión. Cuando aceptamos la libertad verdadera, tenemos el desafío de vernos en el espejo y asumir la responsabilidad por cualesquiera que sean el caos y dificultades que nos ocurren.

La aceptación de esta libertad verdadera fue la causa de los obstáculos internos que los israelitas enfrentaron en el desierto. Y el caos y la dificultad que esto acarreó fue el fundamento para su resistencia al cambio, una resistencia que alcanzó su punto máximo en Números 14 cuando los israelitas, literalmente, rogaron regresar a la esclavitud:

“¿No sería mejor que regresáramos a Egipto? … ¡Permítenos regresar a Egipto!”

(Números 14:3-4)

Al leer estas palabras en el siglo XXI, podría sorprendernos la falta de gratitud por la mayor oportunidad que se les había presentado. ¿Cómo podían ser tan débiles de espíritu que querían regresar a la esclavitud? No obstante, la realidad es que nosotros mismos expresamos muchos de estos mismos sentimientos todos los días. Cuando sentimos que es “muy difícil” ser una persona verdaderamente dadora, estamos buscando una manera de regresar a nuestro Egipto personal.

Cuando el Deseo de Recibir para Sí Mismo Solamente luce tan tentador y seductor, nuestro deseo es regresar al servicio del Faraón, alguien a quien podamos culpar por nuestra infelicidad, dolor e incomodidad.

Los conceptos de esclavitud y libertad verdadera en el Libro de Números como tal tienen una importancia enorme para nuestra situación actual en la historia de la humanidad y para el mundo en el que vivimos ahora, pues estamos en el nacimiento de una nueva era en la historia… La Era de Acuario.

Sin embargo, a medida que entramos en esta nueva era, la humanidad enfrentará las mismas dudas, temores y resistencia interior que el pueblo de Israel sintió durante sus años en el desierto.

Hay varias ventanas de oportunidades en el período de 6.000 años de transformación en las cuales podemos producir la paz mundial mediante un cambio proactivo de nuestra naturaleza.

El Zóhar provee suficiente información acerca de estas oportunidades y las señales que anuncian su llegada. Muchas veces, las dificultades y los obstáculos aparecen para proporcionarnos una oportunidad para crecer y evolucionar espiritualmente. Si no estamos conscientes de esta verdad, nuestra tendencia será reaccionar con desesperación y angustia.

«La conciencia crea nuestra realidad; por lo tanto, nuestros pensamientos negativos y dudas son como profecías autocumplidas»

Cuando reconocemos que estos desafíos son oportunidades para una transformación positiva, garantizamos una vida llena de propósito; a diferencia de la ilusión del caos fortuito.

Nada en realidad es una sorpresa, todo está escrito y además de ello, se presentan señales que nos van indicando el orden de los tiempos y los acontecimientos dentro de este orden. Todos tenemos un plan de alma alineado a estos acontecimientos, que este libro sea pues, una guía para salir de tu desierto y llegar a la Tierra Prometida en donde nos encontraremos todos para celebrar la victoria de la liberación de nuestra mente esclava.

Recuerda que la Torah se estudia de forma semanal y cada parasha o porción de estudio corresponde a la energía que va en curso. Para iniciar su estudio sólo tienes que buscar en el índice “AQUÍ” .

Continuemos pues, descubriendo los secretos de este libro…

  • PARASHIOT/ PORCIONES SEMANALES:

34 – Bemidbar/ Números…

35 – Nasó/ Contar…

36 – Behaalotjá/ Cuando hagas subir…

37 – Shlaj Lejá/ Envía para tí…

38 – Kóraj/ Y se alzarón…

39 – Jukat/ Este es el estatuto…

40 – Balak/ Y vió…

41 – Pinjás/ Y apartó…

42 – Matot/ Ésto es…

43 – Masei/ Estas son…

*** FIN del libro Bemidbar/Números***

“IR AL INDICE COMPLETO”