¿Qué tipo de Bruj@ eres?

Empecemos por entender qué es una “Bruja”.

Como les conté en un post hace algunos años, la palabra BRUJA, es relativamente moderna si tomamos en cuenta que surgió gracias a las acusaciones que luego desencadenaron la afamada Cacería de Brujas por parte de la Iglesia.

Recordemos un poco…

En realidad encontrar el origen de la palabra «bruja» ha sido difícil, pues etimológicamente no existe y equivocadamente se cree que tiene su origen en el idioma Catalán y que originalmente se escribía con «X» «bruxa», sin embargo existen registros que indican que la palabra «bruxa» surgió por primera vez hasta el siglo XIII, aproximadamente 50 años después de que surgieran las acusación de que las mujeres paganas eran brujas, por lo que los tiempos y eventos no cuadran.

En relación a esto, sabemos que existen libros y tratados de alta magia en diferentes idiomas, hay algo que guardan en común… y es que todos guardan códigos en letras hebreas – arameas y ciertas «oraciones» o frases que sirven para activar los códigos están siempre en este idioma, siempre que se trate de magia kabbalística o que tenga sus raíces en ella. Pero hay una frase que siempre se utiliza, esta frase nunca cambia, es la que abre todas las oraciones y luego según para lo que se requiera, el texto cambia, pero la frase de apertura siempre es la siguiente:

«BARUJ ATÁ ADONAI ELOHEINU MÉLEJ HAOLAM…»

«Bendito seas Tú, Señor, nuestro Dios, Rey del Universo…»

Luego de esta explicación, encontré que esta frase que abre todos los rituales, era la razón por la cual se bautizó con esta etiqueta a las mujeres acusadas en la Edad Media ahora conocidas como «Brujas», la palabra viene de las primeras pronunciaciones de la oración «Baruj Atá» que poco a poco fue mutando hasta quedar como «Bru Ja». Así entonces resumimos que Bruja tiene su origen en el Hebreo – Arameo, en la palabra «Baruj» que se traduce como «Bendito» y «Atá» que se traduce como «Seas», es decir que:

BRUJA SIGNIFICA «BENDITA SEAS»

(y lo mismo en masculino)

Y así, de una bendición surge la etiqueta más temida que cobró vidas y sigue cobrando calumnias y discriminación, así como provocando leyendas y miedos a lo largo de la historia en muchas culturas hasta hoy.

Pero el tema central de este artículo no es este, aunque para orientar la mejor ruta siempre es necesario saber de donde se viene. Así que pasemos a lo interesante…

Todos traemos el poder y la habilidad de la magia en nuestro interior, y claro que tenemos la libre elección de tomar y despertar esa magia o no, sin embargo como sé que muchos de ustedes están aquí por deseo de despertar y conocerse aún más, los invito a profundizar en dichas habilidades y poderes que todos traemos.

Una Bruja o Brujo, tiene conocimiento mágico del cual se ha hecho por medio del estudio y la práctica pero además posee poderes de forma orgánica; es decir que los descubre en sí mismo, los reconoce y accede a ellos teniendo pleno entendimiento de que su conexión con el lado «oculto» es solamente un puente con el plano espiritual y que todo lo que emana de allí pasa por ella o el mismo.

Existen muchas formas para descubrir y conectar con nuestros poderes internos y naturales, aunque es necesario aclarar que venimos a despertarlos y pulirlos y también a recordarlos, pues todos los avances evolutivos alcanzados a lo largo de nuestras encarnaciones siempre quedan guardados en nuestra memoria espiritual.

Una de las formas mas simples y directas de conocer este aspecto de nosotros es a través del “Signo Zodiacal”, así que les cuento cómo transitar por esta ruta desde la perspectiva kabbalísitca…

Primero, sepamos que tu signo zodiacal no solo define tu personalidad, también te otorga poderes, habilidades o facultades en relación a los elementos que corresponden al signo, habilidades que bien integradas podrán ser empleadas a tu favor, y por el contrario, cuando no se encuentran integradas, resultan ser bloqueos importantes en nuestra vida y desarrollo. 

En la Astrología Kabbalística  se estudian todas las propiedades de los signos, incluyendo los “Elementos de la Creación” que conforman a cada uno, desde la premisa que como es arriba es abajo y como es adentro es afuera, la Kabbalah resalta de manera puntual que todo lo creado tiene un adentro y un afuera o un arriba y un abajo, donde el arriba y el adentro son lo mismo y el afuera y el abajo abajo también. De manera que cada signo zodiacal se rige por el mismo lineamiento. Todo astrólogo sabe que cada signo se corresponde con un opuesto que le complementa, sin embargo no todos saben que la composición elemental funciona de manera similar y cada signo posee una propiedad externa y otra interna en cuanto a los elementos se refiere.

Estas propiedades son las que señalan las principales habilidades o poderes mágicos de cada persona, veamos cómo funciona esto…

BRUJAS DE LOS SIGNOS DE FUEGO

Algunos datos importantes sobre el elemento…

Punto Cardinal: Sur

Hora que optimiza la conexión: Medio día

• Estación o temporada: Verano

Energías que provee: Masculino o polaridad positiva, proyectivo, conectado a la voluntad, pasión y creatividad.

En el orden de los signos del elemento candente, tenemos a Aries como el más joven, el baby no sólo de la rueda zodiacal sino de los signos acalorados; Aries es el principio de Fuego, el primer acercamiento a este elemento. Seguimos con Leo quien en su experiencia tendrá que aprender a madurar el calor y aprender a controlar las explosiones que se experimentan en Aries, conducir el fuego interno hacia el corazón y no desde la cabeza como el carnero y aprender a brillar como el Sol desde su centro. Finalmente Sagitario será quien lleva al elemento Fuego a la madurez máxima, logrando así el crecimiento y la expansión desde su fuego interno y la esencia… es decir el Espíritu hacia el exterior y el comaprtir.

Pero la Kabbalah nos explica que para estos signos el Fuego representa la energía elemental EXTERNA, mientras que su energía interna varía según el signo y su naturaleza. Dicho elemento interno es la clave para perfeccionar el dominio del Fuego.

Aries: Fuego por fuera y Agua por dentro, esta combinación indica la gran influencia emocional que detona los impulsos de los nativos de este signo, mientras haya equilibrio emocional la intensidad y reactividad se verá controlada.

Leo: Fuego por fuera y Fuego por dentro, es el más intenso de los tres, por lo tanto las personas nativas de este signo, así como sienten lo harán notar en el exterior, así como se expresan será la manera cómo se encuentran en su interior. El doble fuego les aporta un gran poder y fuerza que puede ser constructiva o destructiva. Este signo tiene la misión de dominar a la perfección el Fuego al ser uno de los tres signos que poseen dos veces el mismo elemento, por ello conocerán las dos caras o polaridades del poder de este elemento fundamental de la Creación, su luz y su sombra.

Sagitario: Fuego por fuera y Aire por dentro, esta combinación lo convierte en el signo de fuego más equilibrado y positivo. Su llama interna crece para ser compartida, hacia la expansión no sólo de sí mismo sino de los demás, la madurez del signo ve por el bien común.

Como todo en el mundo dual, el aspecto externo es con el que más fácil conectamos, de manera que el Fuego en estos signos se manifiesta a flor de piel, un fuego que necesitará ser atenuado con el elemento interno de cada uno.

Si eres una bruja o brujo de Fuego, recuerda que no se trata de que te pongas a jugar con las llamas y velas, sino de aprender a controlar tu temperamento, a nutrir sanamente tus pasiones y canalizarlas de manera proactiva y productiva en vez de reactiva. Puedes trabajar en expresarte artísticamente o siguiendo una vía que te permita poner en acción y plasmar tus ideas, inyectándole siempre emociones equilibradas.

BRUJAS DE LOS SIGNOS DE TIERRA

Algunos datos importantes sobre el elemento…

Punto Cardinal: Norte

Hora que optimiza la conexión: Medio noche

• Estación o temporada: Otoño

Energías que provee: Femenina o polaridad negativa, receptiva, conectada a la estabilidad, la practicidad, el materialismo, el dinero, el mundo físico, la manifestación.

Para los signos de Tierra también existe un orden que muestra la edad de los signos en cuanto a la madurez que experimentan cada uno con dicho elemento. En primer lugar encontramos a Tauro quien tiene el turno del primer acercamiento con la Tierra, al ser el signo más joven, es inexperto, lento y poco diestro con la materia. Seguido por Virgo, quien marca la etapa del inicio de la madurez del elemento Tierra, aquí la experiencia con la manifestación se da de manera muy puntual y efectiva y se comprende que el compartir es una ley que permite que el poder fecundo y próspero de la Tierra se multiplique. Y por último tenemos a Capricornio, la representación de la madurez y sabiduría de la Tierra, aquí la experiencia con este elemento se lleva hacia el crecimiento a través del orden y el esfuerzo constante pero aprendiendo también sobre lo necesario de abrir el corazón, saber poner límites sanos y hallar el equilibrio.

Pero como dijimos antes la Kabbalah nos explica que para estos signos la Tierra representa la energía elemental EXTERNA y su energía interna varía para cada uno. No olvidemos que dicho elemento interno es la clave para perfeccionar el dominio de la Tierra.

• Tauro: Tierra por fuera y Fuego por dentro, lo que hace de este signo el más intenso, reactivo e impulsivo de los signos de Tierra; características bastante notorias en la fase de inmadurez. Mientras su temperamento sea controlado la manifestación y dominio de la Tierra será alcanzado exitosamente.

• Virgo: Tierra por fuera y Aire por dentro, mucha mente puede evitar que pongamos los pies sobre el suelo; cuando los nativos de Virgo se dejan regir por las ventiscas y tornados de la mente y sus ideas caóticas, la crisis los invade y les nubla el sentido de la realidad material, lo que impide o bloquea sus capacidades de manifestación y dominio de su elemento natural.

• Capricornio: Tierra por fuera y Agua por dentro, combinación que acredita muy bien a la «Cabra de agua» ser mitológico que representa a este signo. Aquí la experiencia con este elemento se lleva a la maestría; Capricornio representa la Columna Derecha de los signos de Tierra, lo que le hace sentir una fuerte necesidad de seguridad financiera pero a su vez su energía interna de Agua se refleja en el carácter servicial y de cuidado hacia los demás.

Si eres una bruja o brujo de Tierra, no se trata de coleccionar cristales y hacer infusiones con plantas o hablar con los árboles, ten coraje, enfrenta y haz las cosas que deben hacerse en tu vida, incluso las difíciles. Se fuerte y firme, pero trata de no ser terco y cerrado a nada nuevo. Se trata de ser práctico y pragmático, dedica tiempo y trabajo a desarrollar habilidades útiles y a darle forma material a los proyectos e ideas. ¡No te olvides de compartir!


Antes de continuar con los signos que faltan, debemos entender que los Elementos de la Creación, juntos conforman el equilibrio fundamental en la vida. De manera que no podemos caer en la creencia de que solamente tenemos acceso a un sólo elemento… pues si nos inclináramos demasiado hacia uno solo, significaria que necesitamos equilibrar los otros tres.

«Así que recuerda que todo se trata de integración»


BRUJAS DE LOS SIGNOS DE AIRE

Algunos datos importantes sobre el elemento…

Punto Cardinal: Este

Hora que optimiza la conexión: Amanecer

• Estación o temporada: Primavera

Energías que provee: Masculino o polaridad positiva, elemento proyectivo conectado al pensamiento racional, la mente, el intelecto, las ideas, la sabiduría y la comunicación.

Hablando de los signos de Aire, en primera fila encontramos a Géminis, el bebé, el más joven e inexperto, que si bien sabe perfectamente cómo volar y le encanta hacerlo, no sabe cómo tocar Tierra e incluso aveces se llena de temor con solo pensar el en aterrizaje. A continuación llega Libra, la balanza que busca el equilibrio, el proceso de madurez se hace presente enfrentando la indecisión, el miedo al conflicto… hasta hallar el equilibrio entre el pensamiento y la emoción. Luego el proceso de maduración del elemento Aire, alcanza su cúspide con Acuario, a través de la práctica del altruismo, el cambio y así alcanzando la evolución de la mente que después de todo es el principio de la materia.

Tomando en cuenta que para estos signos el Aire representa la energía elemental EXTERNA veamos la energía interna para cada uno, para así descubrir la clave que los lleva el dominio del elemento regente en cuestión.

• Géminis: Aire por fuera y Aire por dentro… lo que lo convierte en el signo regido por este elemento, más positivo de los tres y el signo más equilibrado de todo el zodiaco, pues se encuentra 100% en la columna Central del Árbol de la Vida, columna que corresponde al elemento Aire. Su único reto es perder el miedo a perder las alas y recordar que tocar Tierra no significa que olvidará como volar. El pensamiento es el dominio de la comunicación, la expresión y lo que da origen a las ideas y la forma; sin embargo se requiere de la voluntad de aprender a enraizarse en Tierra firme para sembrar y cosechar. Este signo tiene la misión de dominar a la perfección el Aire al ser uno de los tres signos que poseen dos veces el mismo elemento, por ello conocerán las dos caras o polaridades del poder de este… su luz y su sombra.

• Libra: Aire por fuera y Agua por dentro, combinación que indica que de los tres signos de aire, Libra es el único signo verdaderamente sensible. Las emociones ejercen gran influencia en los nativos de Libra, el secreto de una mente equilibrada y por ende poder manifestar una realidad centrada, estará en la capacidad de poder controlar las emociones en vez de permitir que estas le controlen. Una de sus grandes facultades es «la memoria».

• Acuario: Aire por fuera y Fuego por dentro, lo convierte en el signo de Aire más negativo. Es el signo que transmuta el elemento Aire a la madurez; revolucionarios y rebeldes por excelencia, porque van en contra de la corriente sin mayor esfuerzo, persiguiendo las ideas de cambio… la clave para dominar este elemento será el control de su temperamento, el gran peligro de sabotear su poder, radica en permanecer tanto tiempo en la cabeza expandiendo su mente brillante, lo que en exceso le llevaría a caer en desequilibrio mental.

Si eres una bruja o brujo del Aire, por favor, no te enfoques en volar y elevar objetos por el aire o provocar tornados más allá de los que ya llevas en tu cabeza… en vez de ello, aprende a estudiar y aplica tus conocimientos en la vida. Practica hablar y comunicarte asertivamente, ayúdate a pensar más cuidadosamente antes de permitir que algo salga de tu boca y exprésate de manera más clara y efectiva. No te permitas caer en actitudes cínicas y recuerda cultivar la sabiduría.

BRUJAS DE LOS SIGNOS DE AGUA

Algunos datos importantes sobre el elemento…

Punto Cardinal: Oeste

Hora que optimiza la conexión: Crepúsculo

• Estación o temporada: Invierno

Energías que provee: Femenino o polaridad negativa, receptividad, conexión a las emociones, intuición, misterio, subconsciente, psiquismo…

En cuanto a los signos de Agua, encontramos a Cáncer liderando la fila, con la tarea de experimentar el elemento líquido en cada poro y partícula de su ser. Al ser el signo más joven, es inexperto, muy berrinchudo y extremadamente sensible. A continuación llega Escorpio, profundo e intenso, transitando la crisis de madurar el elemento Agua a través de su experiencia equilibrando el dolor, el miedo, la sexualidad y las emociones caóticas y profundas. Finalmente llega Piscis, quien la experiencia que le coloca al final de la rueda zodiacal le acredita como el signo que domina el Agua en todo su esplendor, conectando el plano espiritual con el físico.

Cáncer: Agua por fuera y por dentro, lo que le convierte en el signo de agua más positivo, pues conecta con la energía de dar con deseo de dar. Siempre que sus emociones estén orientadas al dar y compartir sin deseo de recibir, alcanzará el dominio de dicho elemento. Su principal poder es la gran capacidad de sentir constantemente la energía de otros y de forma muy asertiva. Requiere de evitar que las emociones le ahoguen y el reto será duro, gracias a que es uno de los tres signos que poseen dos veces el mismo elemento, por ello conocerán las dos caras o polaridades del poder del Agua, su luz y su sombra; por ello su misión es dominar a la perfección dicho elemento.

• Escorpio: Agua por fuera y Fuego por dentro, combinación elemental que nos indica que se trata del signo de Agua más negativo, pues conecta con el deseo de recibir de la fuerza dadora. Los nativos de Escorpio tienen el reto de sentir rencor, deseo de venganza y con un nivel de fortaleza superior a otros signos. La clave para controlar el elemento Agua, tiene que ver con trascender los impulsos destructivos del fuego en su interior y hallar la calidez evitando así que sus aguas internas hiervan hasta quemarlo todo. La conexión espiritual será fundamental.

• Piscis: Agua por fuera y Aire por dentro, conectando con con el deseo en equilibrio de dar y recibir de la fuerza dadora. Recogen toda la energía de los signos y su voltaje es muy elevado cuando logran liberarse de la comodidad, por lo que pueden lograr mucho en poco tiempo. Su poder más importante además de la increíble capacidad para dormir, tiene que ver con sus habilidades psíquicas además de ser muy intuitivos por naturaleza.

Si eres una bruja de Agua, no te enfoques en jugar con la bebida de tu compañero o pasando horas intentando hacer llover… aprende a dominar tus emociones, esa es la verdadera magia. Aprende a ser más compasivo y comprensivo, aprende a escuchar e interpretar tu intuición y a controlar tus cambios de humor.

Sin importar que signo y qué magia sea la tuya, recuerda que aprender a trabajar con Energías Elementales, no se trata de ir por la vida jugando con una sola manifestación física de cada Elemento, sino aprendiendo a abrirte a ellos y todo lo que significan. Piensa en lo que simbolizan en el ritual, a qué aspectos de la vida se corresponden y cómo puedes utilizar mejor esa comprensión para mejorarte internamente, pues allí es en donde radica el equilibrio elemental.

Ahora ya lo sabes, todos tenemos los «Cuatro Elementos» en nosotros, pero cada vida nos invita a experimentar y perfeccionar el dominio de uno de ellos, lo que alcanzamos usando nuestro elemento interno como llave maestra.

Recuerda que la puerta al mundo de la magia se encuentra en nuestro interior.

Con Amor, Stefanie.

Deja un comentario