Luna Llena en Piscis…

Inicia Septiembre e inicia con mucha Luz, gracias a la Luna Llena en Piscis, una lunación que llega después seis meses muy intensos para nuestro “YO interno” y nuestra conexión espiritual. 

Bajo esta Luna, la energía disparará nuestra sensibilidad.

Un tip para esta época, es que, cuando la Luna visita Piscis, hay que evitar los recuerdos tristes, pues desafortunadamente es una época en que lo que sentimos se vive a flor de piel y algunas de esas emociones negativas que podemos estar guardando en el fondo de la gaveta, inevitablemente saltan y pueden causarnos tristezas innecesarias.

No se trata de reprimir o evadir, sino de simplemente no alimentar las heridas o el victimismo y aprovechar, si así pasara, el resurgimiento de ciertos recuerdos negativos para darles solución y cierre. Recordemos que la Luna Llena siempre se trata de iluminación, de revelaciones y la capacidad de poder ver y si sumamos la energía de Piscis, pues el resultado es aún más profundo, pues nos invita a ir hacia adentro, al fondo, llevando Luz a aquellas zonas que hace mucho no reciben iluminación.

Tomando en cuenta que Piscis es el signo opuesto a Virgo, lo que indica que se complementan en su totalidad, recordemos pues que como en toda luna llena, el Sol (Consciencia) se enfrenta a la Luna (Inconsciente) y así se traza una línea que unifica los dos polos de una misma línea…

Virgo signo de Tierra y perfección, enfrentado y conectando a través de la Luna Llena con Piscis, signo de Agua y las profundidades emocionales y psíquicas. Podemos decir entonces que esta energía favorece los procesos de sanación tanto física como espiritual.

Este plenilunio será particularmente muy espiritual ya que nos invita a la reconexión con el alma, incrementando nuestro potencial de sanación de lo colectivo hacia lo individual y del Alma y el Espíritu a la Mente racional. Es como una especie de purga o de limpieza para alma y a la vez emocional, en donde se ilumina para eliminar! De manera que podemos permitirnos sentir la energía en nuestro cuerpo y escucharnos más detenidamente.

Llega el momento de soltar una vieja etapa y tomar decisiones.

La Luna Llena marca culminaciones y cuando ubica bajo el último signo del zodiaco, Piscis, se refuerza la energía intensa de finales que de por sí trae esta fase. Será tiempo de observar la manifestación de algo que nos invita a soltar una vieja etapa, a tomar decisiones y a asumir una lección.

¿Recuerdas qué hacías hace 6 meses, a finales de febrero?

Esta Luna Llena podría significar el fin de una batalla contra una adicción, un hábito dañino muy arraigado o la superación de un estado emocional que se ha mantenido durante mucho tiempo, un despertar y la posibilidad de poder iluminar al máximo algo que se ignoraba, no se podía ver o no queríamos ver.

Por eso, la Luna Llena en Piscis nos invita a dejar de hacer lo que ya no tiene sentido genuino para nosotros, nos motiva a tomar decisiones que tengan sus bases en el corazón; es decir decisiones desde nuestra verdad. También nos pone en contacto con un gran poder de transformación, especialmente si estamos en un momento de nuestra vida en que necesitamos superar una situación o emprender un proyecto.

Con esta energía disponible, se abre el plano psíquico, aumentando la sensibilidad. Las conexiones se reparan o se reafirman con quien nos hayamos estado sintiendo desconectados, se nos invita a ir hacia adentro, en la búsqueda de reconocernos con nosotros mismos.

Podemos sentirnos más sensibles al dolor, pero también es la oportunidad de abrir el corazón al amor incondicional y a la práctica de la gratitud y la compasión.

Feliz y poderosa conexión de Luna Llena!

Stefanie.

Deja un comentario