Luna Llena en Virgo.

Llegamos a la mitad del mes de Adar II. El punto clave en que la totalidad de la energía se encuentra disponible para hacer uso de ella. Recibimos la energía complementaria de Piscis: «Virgo», que entra en el sistema con esta luna llena que viene a aportarnos la iluminación necesaria para revelar las áreas en nuestra vida en las que necesitamos ver de cerca los detalles y un poco de enfoque en nuestra visión para ver el micro que ilumina el macro.

La luna llena en Virgo nos invita a aterrizar y a prestar atención a lo pequeño e incluso diminuto como fractal de lo grande.

Como es arriba es abajo y como es adentro es afuera.

Llega el momento de poner orden. Si tienes conocidos cercanos de signo Virgo de sol o ascendente, sabes muy bien que con la energía de Virgo llega el orden, y ese es exactamente el mensaje de esta luna llena: «PONER ORDEN».

Se trata de ordenar nuestra visión interior y determinar si todo aquello que vemos, sentimos, creemos, hablamos o escuchamos es real o es fantasía.

Te explico un poco más…

La energía de cada luna llena esta literalmente en el ambiente y a todos nos afecta seamos conscientes de ello o no. Pero si conectamos de forma consciente o voluntaria con dicha energía, las cosas fluyen de forma clara y precisa; sabemos qué esperar y eso nos da certeza y la certeza nos garantiza la desconexión con el miedo!

Entonces si hablamos de orden, la luna llena en Virgo nos dice que se trata de ordenar nuestro interior. De dedicar un tiempo prudente durante el tiempo que esta energía esta disponible, para ir hacia adentro y revisar si nuestra interpretación de lo que sentimos y percibimos es clara, limpia y transparente.

Durante el trabajo que realizamos aprovechando esta energía podemos ver si estamos siendo interferidos por los patrones del EGO que buscan nublar nuestra visión interna y externa y que según el caso de cada uno y su talón de Aquiles, podemos identificar si se trata de complejos, miedos, deseos insatisfechos, necesidad de control,  obsesiones, paranoias, inseguridades, etcétera.

La luna llena siempre es un evento de revelación e iluminación.

Frecuentemente se manifiestan eventos que revelan en detalle un error en nuestra interpretación de los hechos o situaciones que han generado algún tipo de conflicto o choque. Situación que tiende a desconectarnos, que nos hace vibrar bajo y sobre todo nos provoca el auto saboteo. 

Esta luna llena en Virgo nos invita a reconocer esos lugares en los que solemos repetir una mirada fantasiosa o falsa y nos inclina a corregirnos, a reconocer el error que estamos cometiendo, para reparar, limpiar y ordenar lo que sea necesario y así poder continuar con una manifestación más verdadera en nuestra vida.

Con Virgo podemos buscar ver qué es aquello que nos hace vibrar bajo, aquello que nos pone filtros que alteran la verdad, esas ideas y pensamientos que inyecta el EGO en nuestras venas para convencernos de que lo que ocurre es cruel, malo o peligroso, y que debemos temer.

Miedo al futuro, proyectado en el hoy con ansiedades fantasmas, stress innecesario, o tal ves deseo de control… O bien, miedo causado por una herida del pasado que aún no ha sido superada. Sea cual sea, la idea es prestar atención y enfocarnos en darle solución a esos patrones que siguen presentes, creando desorden en nuestro interior y por consecuencia manifestando realidades caóticas.

Astrológicamente Virgo gobierna el sistema digestivo y esta es otra herramienta importante, pues los desajustes de este carácter son indicadores claros de desordenes emocionales que causan desajustes energéticos.

¿Qué necesitamos digerir?

Alguna información, situación o evento que nos ha sacudido y que nos ha movido de forma importante a nivel energético, mental, físico, emocional o espiritual.

Ordenar con la energía de Virgo, implica recapitular lo vivido en las pasadas dos semanas para encontrar la clave de los detonantes que han activado determinadas situaciones que nos han violentado, confundido o incluso intoxicado. Esta recapitulación es lo que en Kabbalah se conoce como INTEGRACIÓN.

La energía, según nuestra elección puede vibrar de forma positiva o negativa, de manera constructiva o destructiva… pero siempre nos abre paso, la forma es lo único que varía, si será fluida y sutil o movida y caótica. Pero es necesario poderla contener y para eso necesitamos un soporte, recipiente físico y conciencia para poder sostenerla porque cuando no podemos con el poder de la energía y no sabemos manejarla, esta nos domina y nos lleva hacia donde necesitamos llegar pero sin poder elegir la forma.

La luz del Sol en Piscis reflejada sobre la Luna llena en Virgo, es un tiempo de revelación importante para quienes nos movemos en círculos espirituales, ceremoniales o nos dedicamos a trabajos que comprometen nuestra energía. Es necesario rescatar o restaurar nuestra energía comprometida, para reestructurar nuestro compromiso al servicio y poder elegir de forma ordenada y genuina cómo situarnos de ahora en adelante en nuestro camino de servicio. Y aquí es justo en donde debemos tener presente que:

La digestión separa lo sano de lo tóxico.

Es importante recordar qué es lo que estamos construyendo, qué foco queremos sostener a lo largo del año y qué necesita ser liberado o despedido para honrar los nuevos caminos y encuentros en los cuales nuestro servicio y dedicación florecerán en amor e integración.

Deseo de corazón que esta luna llena nos traiga la luz necesaria para ver claramente y continuar manifestando realidades llenas de prosperidad, armonía y plenitud.

Feliz conexión!

La Tefa.-

Deja un comentario