Luna Llena y Eclipse en Leo…

«ERES LA LUZ QUE ILUMINA EL CAMINO A SEGUIR»

 

Llegamos a la primera Luna Llena del año!!!

Enero se empieza a despedir de la energía de Acuario haciendo el match con su energía complementaria en Leo y no solamente lo hará con la Luna Llena en este signo sino con el tan esperado Eclipse que marca el final del axis Leo – Acuario. Este Eclipse es el último de esta serie que se venían dando desde el 2017 y lo que nos trae este fenómeno, es la fuerza que necesitamos para cerrar etapas y convertirnos en una nueva versión mejorada de nosotros mismos.

La madrugada del 21 de enero (es decir, la noche del domingo al lunes) se producirá uno de los fenómenos con más influencia sobre los signos del zodiaco:

«Un Eclipse lunar Total de Superluna de Sangre».

Recordemos que la Kabbalah se refiere a la «sangre» como “muerte y vida» lo que podemos definir como «una muerte que da paso al renacimiento”, así que con este concepto podemos entender que el eclipse trae energía de finales muy importantes y trascendentales “una gran muerte” a algo que llega a un final definitivo sobre los aspectos que hemos venido trabajando en torno a Leo y Acuario.

Siendo este un eclipse total de Luna, el conflicto radica en temas que no podemos controlar y que tiene que ver con el Karma, que nos dice que una vez la causa ha sido emitida la consecuencia es inevitable.

Como hemos venido platicando en artículos anteriores, los eclipses nos conectan con asuntos karmáticos y traen la energía a disposición para dar resolución a nuestros asuntos del pasado. Podemos entonces enfrentar el resultado de acciones y decisiones del pasado y se nos ofrece a todos la oportunidad de rectificar todo aquello que no salió del todo bien de nuestra parte, de reestructurar, volver a empezar e incluso pasar a un nuevo capítulo de nuestra historia.

Somos conscientes o al menos intuimos en lo profundo, que ciertos ciclos se cumplen y concluyen; por lo que debemos dejar todas esas situaciones en la que ya no crecemos más ni aunque lo estiremos… lo que puede ser un proceso doloroso si seguimos insistiendo en continuar con lo mismo cuando el resultado es claro!

Los signos de modalidad fija son quienes pueden tener la tendencia de resistirse más al cambio (Tauro, Escorpio, Leo y Acuario), por lo que requerirán de hacer un esfuerzo extra soltando todos esos hábitos negativos que le detienen y le aferran al pasado, ya que le pueden provocar dificultades en su salud física, emocional y mental; mientras que los signos cardinales serán quienes ya desde hace un tiempo empezaron a sentir que el momento del cambio llegó y se preparan para ello… los signos de modalidad cardinal (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio) tiene un papel intenso en este caso sobre todo si el fenómeno ocurre en su signo, ya que les llega el momento de confrontar sus acciones del pasado incluyendo los temas de vidas pasadas (Karma time) que gracias a los eclipses lo hacen de una forma más puntual permitiéndoles un gran avance.

Para algunos será un cambio radical en donde todo cae para levantarse de cero. Para otros se trata de una reestructuración de algo ya establecido en donde solo aquello que era sólido y genuino en su vida permanece para quedarse y a partir de ello construir de nuevo, así que si te ha tocado cerrar puertas o despedirte de ciertas cosas, personas o situaciones de las que estabas convencido que resultaría algo permanente o estable, la energía te muestra claro que si no hay más cabida en ello en tu vida es porque se trataba de una inclinación del EGO, algo egoísta de tu parte aunque estuviera disfrazado de algo positivo.

Todos estos cierres voluntarios u obligatorios son la muestra clara de la energía del trabajo de los Nodos del Karma en Leo – Acuario que a muchos les pudo causar mucha sorpresa o incluso dolor y molestia.

Sea como sea el final de un ciclo muy largo termina sin excusas ni postergaciones, sea que colaboremos y fluyamos con la energía o no, el ciclo concluye y la opción de que las cosas regresen a ser como eran o fueron ya no es posible!!!

 

Entendamos un poco más este asunto de los cierres…

Hablamos de que el tema con los Nodos en Leo – Acuario nos ha estado aportando toda esta energía para resolver temas de karma que tienen que ver con la reparación, corrección, reestructuración, pago de deudas pendientes, y resolver o trascender toda esa energía negativa del aspecto Leo que todos poseemos. (Conoce todo sobre Leo AQUÍ).

Sin importar si eres del signo Leo de Sol o Ascendente, todos tenemos una parte Leo, la cual puede ser definida de forma más puntual teniendo acceso a la carta natal.

Leo esta llamado a la grandeza y a brillar con Luz «PROPIA», así que si estabas robando Luz entenderás claramente por qué esa puerta se cerró y de pronto te cortaron La Luz. Leo busca la admiración y el éxito pero si esto depende de sacrificar a otros, también que bastante claro por qué esa vía quedo clausurada para ti. Conectando con el lado oscuro de Leo también vemos que puede muy egocéntrico y dramático, necesita aceptar que no todo lo sabe y que por lo tanto tampoco tiene acceso a tener toda la razón. Le necesita una dosis de humildad cuando vibra negativo y aceptar sus errores pero sobre todo aceptar las consecuencias de los mismos para luego tomar acción para hacer las reparaciones necesarias y enmendar lo mal hecho.

Algunos retos importantes que enfrentamos en nuestros aspectos leoninos encontramos:

  • Aprender a ser líder sin caer en la dictadura y el control sobre otros.
  • Ser un buen Rey implica “Bajar al pueblo”, escuchar, sentir y ponerse en los zapatos del otro.
  • Aprender a ver los detalles.
  • Aceptar que no lo sabe todo, pero que puede ser un gran canal de Luz para los demás.
  • Hacer un esfuerzo por no buscar ser alabado, admirado, reconocido; todo esto es letal para su seguridad espiritual, ya que le agranda el EGO aún más.
  • Recordar que es humano y que puede pedir ayuda.

Sin importar la edad, condición social, económica, espiritual o religiosa, el cambio es para todos por un bien mayor que se refiere a la humanidad completa.

Los más jóvenes sentirán que crecen y maduran de golpe, sobre todo durante la temporada en que los eclipses se movieron en este axis, los niños empezarán a tomar consciencia que la vida no es sólo diversión, sino que todos debemos hacer cosas serias y complicadas, así que las mamás toman un giro de orden y disciplina y dejan un poco de lado el tema de consentir y sobre proteger a los niños, para enseñarles un poco más sobre la responsabilidad, el ser autosuficientes y colaborar como parte integral de la familia.

La energía que nos aporta el Cosmos es para que nos probemos a nosotros mismos todo lo que podemos hacer, aceptemos nuestras capacidades ya sin excusas, que superemos los miedos y sigamos el camino que nos lleva a donde queremos llegar, aún cuando no estemos seguros de la dirección exacta.

Ahora bien hablemos de algo mucho más grande y profundo…

Se trata de que todo esté tema de los eclipses de Leo – Acuario como todo evento astrológico y astronómico, son señales que marcan eventos y sucesos importantes para la humanidad y su evolución. En el caso de el axis Leo – Acuario se trata de la energía de la Era de Acuario que oficialmente llegó en el año 2000.

Datos generales:

  • Sobre las eras: estas tienen un tiempo de duración de 2000 años.
  • Sobre los eclipses: cada diecinueve años se repiten las series de eclipses en el mismo par de signos opuestos (eje de dos signos zodiacales).

Específicamente con la Era de Acuario y su relación con los eclipses en el taxis Leo – Acuario, sabemos que el 8 de agosto de 1998, empezó la última serie de eclipses en el eje Acuario-Leo, signos que conforman las casas 5 y 11 en astrología. Esta serie anunció la “primera llamada” para alistarnos a iniciar la Era de Acuario… En total fueron nueve eclipses: dos en 1998, cuatro en 1999 y tres en el año 2000, siendo el último el 31 de julio de ese último año; la cual se consideró la “tercera llamada” y cuando oficialmente se abrió el telón del tiempo de Acuario para los próximos dos mil años.

¿Qué quiere decir esto?

Que desde el año 1998 nos empezábamos a preparar para integrar por completo la energía acuariana (Conoce sobre Acuario AQUÍ) que tiene todo que ver con el cambio y el altruismo comprendiendo que el cambio verdadero no es probable si no empieza desde nuestro interior y que al ser responsable de mis cambios internos verdaderamente estoy aportando al mundo.

Entonces es algo así como que a través de todas las experiencias vividas bajo la energía de la era de Acuario, lo que los planetas y toda la energía de los planos superiores buscan aportar a nuestro crecimiento es el entendimiento necesario para que finalmente dejemos de ser egoístas y veamos por el bien y beneficio común. Cada experiencia entonces vendrá siendo como un “taller” o “clase” que nos enseñarán cada vez más que necesitamos funcionar como equipo humano (Acuario) y no como egoístas (lado oscuro de Leo), para lograr la supervivencia y durabilidad de nuestra raza y nuestro planeta y todo aquello que vive en él.

La actual serie de eclipses Acuario-Leo comenzó el 10 de febrero de 2017. Se trató de ocho eclipses en total: tres en 2017, cuatro en 2018, y este último con el que concluye la serie el 21 de enero de 2019.

Cuando trabajamos con los Nodos del Karma el objetivo es seguir aterrizando el buen uso y lado luminoso de las energías de ambos signos. Acuario nos dice que el trabajo en comunidad y grupo es necesario para la sustentabilidad de la naturaleza y humanidad; Leo nos recuerda que lo hagamos desde nuestra expresión creativa y original, con generosidad y magnificencia, pero sin egocentrismo y sin escatimar, sin perder tiempo y energía en pequeñeces sino invirtiendo a lo grande y por u bien mayor pero sin perder nuestra identidad individual.

Se trata entonces de que con este último eclipse y todo el trabajo efectuado en la primera parte de la era de Acuario de la que ya llevamos 16 años avanazados, el lado oscuro de Leo debe quedar atrás: los lujos excesivos y superficiales ya no nos sirven, así queramos aferrarnos a ello, de la misma manera como el egoísmo y la necesidad de robar Luz de otros para brillar.

No olvidemos entonces que la Era de Acuario nos viene a recordar que somos un TODO, y que para nuestra supervivencia, nuestra atención no solo debe concentrarse en nuestras vidas individuales, sino también en el bienestar del colectivo humano y terrestre.

Nos despedimos entonces del trabajo en los nodos Acuario – Leo con esta poderosa Luna Llena de Sangre… Dejemos morir todos esos aspectos negativos que tanto nos retrasan y nos hacen sufrir, que solamente nos opaca y nos hacen olvidar la verdadera razón de nuestra existencia.

¿Qué podemos esperar de este evento?

Sentirnos un poco sensibles y nostálgicos es normal, pues después de todo se trata de una despedida y un cierre que puede ser difícil si te llegaste a acomodar demasiado en la incomodidad. Podemos sentir tristeza, confusión un poco de desorden mental o en la organización de nuestras actividades e incluso sentirnos negativos o pesimistas por ciertas cosas de la vida que se quedan atrás y que ya nos habíamos hecho a la idea de que eran «nuestras»… lo importante es recordar que nada de esto es malo, sino todo lo contrario; se trata de algo que necesitamos para avanzar hacia nuestro más alto potencial y empezar a SER y seguir nuestro llamado.

La lección de la Torah y Zóhar de esta semana nos recuerda algo muy importante sobre esto que dice que:

 

CAMBIAR ES MÁS DIFÍCIL QUE PERMANECER EN LA NEGATIVIDAD…

— porque se requiere de esfuerzo y porque en la mayoría de los casos haber estado sumergidos en la negatividad por tanto tiempo se hace algo tan familiar que lo empezamos a llamar “casa”.

Pero si un hombre se vence a sí mismo (todo aquello que cree que es pero solo es un velo del EGO con el que se identifica), aprendiendo a sacrificarse por el honor de La Luz que es la naturaleza de su esencia, entonces esta fuerza emerge y rompe todos los velos; y no hay un poder entre los seres superiores o inferiores que pueda detenerlo o bloquear cualquier cosa que pida y su oración será respondida total e inmediatamente. —

A nivel físico se puede experimentar mucho cansancio, necesidad de cuidados y un modo muy hogareño, sobre todo porque durante el fin de semana La Luna estará transitando por Cáncer para prepararnos a recibir el poder del Eclipse. Si se sienten muy abrumados la energía del fin de semana se presta para reunirnos con amigos y rodearnos de buena compañía, después de todo no tenemos que encerrarnos en casa a lamentarnos por lo que de todas formas será!

Sabemos que Leo posee una energía muy poderosa y su llamado es a brillar con Luz propia y toda su capacidad de ser, así que dejemos de postergarlo y empecemos a hacerlo y a serlo!

Les deseo una hermosa conexión de Luna Llena.

La Tefa.-

Deja un comentario