2. Preparándonos para Rosh HaShaná…

“Si no sabes a dónde vas, nunca llegarás”

Estamos a muy poco tiempo de esta «Gran Ventana Cósmica», el momento del final y el nuevo inicio se pueden sentir más fuerte. Esta semana es probable para muchos, que se experimenten obstáculos, discusiones o situaciones que llamen nuestra atención en los puntos específicos de nuestras vida en los que se requiere poner atención para realizar cambios y correcciones. Puede ser molesto, pero veámoslo como un «last chance» para poder realizar los ajustes necesarios.

Son las señales o pistas que el Cosmos nos da para que prestemos atención.

¡Nuestros más grandes problemas se hacen notar!, pero la Kabbalah nos dice: «Gracias por lo que se puede ver», porque es por medio de lo que vemos que podemos darnos cuenta de lo que hay que resolver; es así como podemos ver en nuestra oscuridad y darnos la oportunidad de limpiar a profundidad de una vez por todas, en vez de seguir escondiendo ese polvo que nos crea molestias.

Estamos a tiempo de terminar la tarea y dejar de llevar materias retrasadas para mañana y empezar un nuevo ciclo desde cero, frescos, livianos y con la meta de crecer aún más… pero para esto, necesitamos compromiso, responsabilidad y ponernos manos a la obra.

Pregúntate:

¿Estoy listo para auto evaluarme?, ¿Estoy listo para ver y enfrentar mi oscuridad?, ¿Puedo verme dentro de 2 meses siendo mejor persona que hoy?, ¿En qué me quiero convertir?, ¿ A dónde quiero ir o llegar?, ¿Estoy dispuesto a hacerlo?…

Entendamos que no podemos seguir llevando la vida esperando que las cosas nos pasen, que todo se acomode en un día, se resuelvan nuestros asuntos pesados y nosotros solo recibamos la sorpresa!

NADA a en nuestro entorno, en nuestra vida personal, en nuestro trabajo, en nuestras relaciones de pareja, familiares o de amigos va a cambiar por arte de magia, aunque dediquemos largas horas del día pidiendo al cielo que ocurra y deseándolo con todas nuestras fuerzas, simplemente porque para que las cosas sucedan se necesita «acción»; y esa acción debe ocurrir en nosotros mismos.

Pregúntate de nuevo:

¿En qué áreas de mi vida he dejado de trabajar?, ¿Hace cuánto me quejo de esto, pero no hago nada por cambiarlo?, ¿Qué cosas en mi vida, llevan incomodándome mucho tiempo y parecieran no tener solución?…

Observa todos esos puntos oscuros en tu vida, observa esos aspectos molestos y acepta que solamente tú puedes tomar la decisión de hacer que cambien y el momento de hacerlo ha llegado.

El signo de «Tishrei» el mes de Libra que en arameo se dice «moznaim» que se traduce como «balanza», nos da una imagen clara de lo que trata Rosh HaShaná; que es el momento de la evaluación de nosotros mismos, poner sobre la balanza todo lo que somos y medir si la luz o la oscuridad en nosotros pesa más. Claro está que cuando vamos en piloto automático la oscuridad pesa mucho más; pero estos días previos al evento, están diseñados para que podamos alcanzar aligerar ese peso y lograr así la manifestación de un mejor ciclo para el futuro.

El tema aquí es que podemos elegir cambiar o que nos hagan cambiar, pero tener claro que elegir cambiar por nosotros mismos es mucho menos doloroso que ser obligados.

Un ejercicio de Kabbalah que siempre queda muy acertado para esta época es el siguiente:

  • Elige 3 personas de tu vida… una que sea muy cercana y de tu confianza, que te conozca bien y sepas que te aprecie. La segunda persona que sea alguien no muy allegado a ti pero que consideres parte de tus amistades. Y la tercera persona, que sea alguien a quien definitivamente no incluyes dentro de tu lista de amigos, que quizás no te agrade mucho y que incluso tu tampoco le agrades pero le hablas.
  • A cada una de las personas que elegiste, envíales un mensaje de texto o un correo electrónico y pídeles que te contesten por la misma vía lo siguiente: ¿Qué cosas te parecen molestas de mi?, ¿Qué crees que puedo cambiar para mejor?, ¿Cuál crees tu que puede ser mi peor defecto?.
  • Es importante que les indiques que se tomen el tiempo de responderte lo más sincero posible.
  • Y recuerda que solamente quien de verdad te aprecia te ayudará a ver aquello que necesitas mejorar. Puede que te sorprendan las respuestas…
  • No olvides permanecer con apertura para recibir aquello que te harán ver, no debes responder a nada de lo que te digan, no se trata de entrar en discusión o intentar validar o justificar nada de lo que recibas en las respuestas, solamente recibe la información y recuerda que el «golpe avisa», así que si algo se siente molesto o doloroso es porque resuena en ti.

389d8e07f8181384e53c842af1f8be2d

Si realmente queremos tener éxito, no podemos vivir en la oscuridad, debemos buscar y  enfocarnos en la Luz y dejar que todo lo que necesita ser visto salga…

Pon en la balanza de libra cada día todas tus acciones y palabras, asegurándote de que lo positivo pese más que lo negativo. No te lamentes por haber perdido oportunidades o por haber reaccionado de forma equivocada… sólo sigue avanzando y hazte más consciente cada día.

En la ventana de Rosh HaShaná se nos invita a reflexionar sobre nuestras acciones, de manera que podríamos decir que tenemos una cita con nuestro «auditor cósmico» a quien le haremos una declaración de pérdidas y ganancias, el objetivo de esto es examinar según nuestras acciones del año que termina, si la continuación de nuestra vida será beneficiosa para nuestra Alma o será todo lo contrario.

Estamos hablando de algo muy serio e importante!!!

«En este día se determina si la existencia de un cuerpo debe prolongarse o si el alma necesita un cambio de forma».

Si los resultados indican que la encarnación presente aún tiene posibilidad de crecimiento, nuestro cuerpo hace una recarga energética para continuar un año más.

El código cósmico nos permite comprender lo que sucede durante estos primeros días del mes de Libra. Como les mencioné antes la palabra aramea para «balanza» es «moznaim», que tiene su raíz en la palabra aramea «ozen» que significa «oído». ¿Pero qué relación hay entre la balanza y el oído?…

  • Primer código: En el oído está nuestro equilibrio.
  • Segundo código: El oído está compuesto por 3 huesecillos que hacen posible la audición y que a su vez representan el sistema de 3 columnas del Árbol (derecha, izquierda y central).
  • Tercer código: Estos tres huesitos tienen una conexión directa con la Sefirá de «Biná», que es conocida como el almacén de energía del que derivan todas las formas de energía cósmica.

Esto nos explica que, cuando hemos hecho nuestro trabajo de instrospección y hemos hecho lo necesario para poner orden en nuestro caos evitando que el EGO siga al mando, el día de Rosh HaShaná tenemos pase de acceso directo a ese almacén de energía, de donde podremos recibir esa recarga para el nuevo ciclo!!!

Durante un día normal, la energía debe pasar por una serie de transformadores o filtros (Las Sefirot del Árbol) desde Biná hasta Maljut (el mundo físico), pero con esta ventana y el trabajo correspondiente nos ahorramos el viaje por todo el árbol y tomamos una ruta directa, como se muestra en la imagen:

arbol rosh.jpg

  • Cuarto código: Rosh significa «cabeza» y desde el sentido Kabbalístico, significa «infusión máxima de energía».

En el cuerpo humano la electricidad es operada por el cerebro quien comanda el sistema nervioso, nuestra cabeza es el centro de comando de la consciencia, desde donde «escuchamos» la vos del EGO, esa constante charla o monólogo que se da en nuestro interior. Por ello es aquí en la cabeza del año en donde se debe realizar el ataque energético contra el EGO, al iluminar nuestra oscuridad dejando que salga a flote para poder verla, aceptarla y corregirla debilitamos al Satán y en vez de dejar que tome la luz para si, la tomamos nosotros para emprender un nuevo comienzo.

El objetivo de la Creación es entregarle el poder al hombre para que pueda controlarlo todo y finalmente comprenda su esencia creadora, al bajar al plano físico a experimentar la vida como la conocemos, venimos a aprender sobre el manejo de lo creado y que esta gran maquinaria depende de nuestra consciencia para ser controlada. La Kabbalah nos enseña sobre las tecnologías para controlar la dimensión espiritual de donde proviene el poder sobre la materia creada, sólo el alma comprende el lenguaje del mundo espiritual, nuestros cuerpos físicos no tienen ni idea de lo que trata el poder de los mundos de arriba  ni tampoco puede imaginarse la capacidad que tenemos para acceder a toda esa energía…

Pero lo cierto es que no existe nada que el hombre no pueda controlar.

Para tener acceso a todo el poder es necesario empezar con responsabilizarnos de nuestras propias acciones, ACEPTAR la responsabilidad, ya que estamos hablando de la llave maestra!

«Tenemos libre albedrío sobre el destino del Universo, por lo tanto, si el Universo entra en caos, es sólo como resultado de las acciones y elecciones de la humanidad».

Será hasta el momento en que entendamos la verdadera naturaleza de la realidad que experimentamos, que nos daremos cuenta de que debemos aprender a protegernos de nosotros mismos, de nuestra inconsciencia, ya que somos nosotros los únicos que atentamos contra nosotros mismos y el resto de la creación.

Entonces…

Rosh HaShaná es un día que abarca un año completo, ya que cada año se recrea el evento del «Génesis 1». Nuestra tarea es asegurarnos de que el año que se inicia esté lleno de energía positiva, sin ninguna clase de caos; con esta ventana tenemos la oportunidad de diseñar una vida nueva para los siguientes 365 días, depende de nosotros tomar la oportunidad o dejarla pasar por alto.

Les deseo un buen final para sus películas de vida y una excelente nueva producción para el año venidero!

Shaná Tová

La Tefa.-

3 comentarios en “2. Preparándonos para Rosh HaShaná…

Deja un comentario