Los secretos de la Torah: un manual de vida…

«La Torah, un documento olvidado por algunos, mal interpretado por otros y confundido por muchísimos más»

Vamos a empezar explicando un poco respecto a qué «NO» es la Torah, ya que erróneamente ha sido confundido a lo largo de la historia.

  • Se considera el libro religioso del Judaísmo, pero esto no es del todo cierto, ya que La Torah existe mucho antes de que la religión Judía existiera, pero ha sido considerada como su texto sagrado porque fueron ellos los últimos en conservarla y guardarla celosamente, así como de estudiarla y transmitirla de generación en generación.
  • Se le ha confundido con la «Biblia», pero en realidad dista mucho de ser el mismo documento, ya que inicialmente La Torah que se trata de un documento codificado en idioma «hebreo – arameo», lo que implicaba que no todos tuvieran acceso a su contenido, ¡que ya de por sí era complejo de entender!, por lo que en algún punto de la historia aproximadamente en el año 260 AC., en Alejandría, Egipto, el rey Ptolomeo ordenó a 72 eruditos judíos (seis por cada tribu de Israel), traducir la Torah al Griego. El Rey Ptolomeo intentaba demostrar la inexistencia de una interpretación unificada del texto sagrado. Y para intentar probar su punto, los sabios fueron colocados en cuartos de trabajo separados, ya que el rey pensó que sería imposible que todos tradujeran de la misma forma el texto. Sin embargo, todos los sabios tradujeron cada palabra de la Torah de la misma forma.
«Esto se debió a que no se trata de «interpretar» La Torah, sino de comprenderla».

Esta traducción de la Torah es conocida como la Septuaginta (que en latín significa, “setenta”). A pesar de que fue hecha por destacados Sabios de Israel, la Septuaginta no se considera una traducción que sigue la tradición, por el mismo motivo que les mencionaba antes… que no se trata de «interpretar» sino de comprender el documento que en realidad se trata de una serie de códigos en idioma hebreo – arameo, que no tienen un significado traducible como una palabra del español al inglés o cómo sucede de cualquier idioma a otro. El caso de la Torah, podemos explicarlo como si se tratara del cuaderno de apuntes de Eistein o algún físico y matemático; si alguien que no comprende este lenguaje científico intentara «interpretar» los escritos, sería prácticamente imposible, pues las fórmulas no pueden traducirse como una lengua de habla común. Son códigos que se refieren a algo específico, que explican aspectos amplios y profundos, que dan solución a problemas y posibles enigmas, pero no se pueden leer como oraciones en un libro de cuentos!!!

  • Desde hace muchos siglos la «Biblia» sustituyó a la Torah, gracias a la invención de las diferentes religiones Cristianas y con el pasar de los tiempos quedó en el olvido para ser preservada y estudiada únicamente por quienes parecieran sus únicos guardianes… el pueblo Judío.

¿Pero entonces de qué se trata la Torah?

La Torah (en hebreo – arameo, תּוֹרָה‎) que significa: «instrucción, enseñanza» es el texto que contiene las leyes que explican el funcionamiento del Universo y la Creación completa incluyendo el origen y destino de la humanidad. Es literalmente un manual de usuario que al ser comprendido claramente resulta ser un «manual para la vida».

Es la totalidad de la revelación de la enseñanza divina entregada a la humanidad y no al pueblo judío,

como equivocadamente se cree.

¿Por qué digo esto?… les explico de forma más amplia:

El momento puntual de la entrega de la Torah se llevó a cabo en la historia de Moshé/Moisés, el patriarca quien liberó al pueblo hebreo de Egipto y los guió a través del Mar Rojo y el desierto hacia la «Tierra Prometida». (todo este relato está lleno de códigos que poco a poco les iré compartiendo conforme vayamos conociendo las historias, pero si te interesa ir adelantando te dejo el enlace a un artículo que habla un poco sobre los códigos que te menciono «AQUÍ»).

Pero regresando a la historia de Moshé, un día él recibe de la misma mano del Creador las famosas tablas de los mandamientos que se trataba nada más y nada menos que de 10 enunciados o códigos a modo de instrucciones para poder llevar una vida libre y plena. Para traducirlo de forma gráfica podrías imaginarte una serie de comandos para accesar de forma directa a ciertas funciones de tu computadora…

Moshé o Moisés como se le conoce en la Biblia, tuvo mucha dificultad para explicar y enseñar al pueblo dichos códigos, ya que todos venían de una costumbre muy arraigada de esclavitud no solo física sino de mente, por lo que era como enseñarle física cuántica a niños de preescolar.

Es importante aclarar que en aquel entonces no existía ninguna religión Cristiana ni tampoco la Judía o alguna otra. La religión Judía surge posteriormente, muchos años más tarde con un pueblo liderado por un hombre de nombre «Judá», quien era uno de los 12 hijos del patriarca Jacob; Judá lideraba una de las 12 tribus del pueblo hebreo y fué por él que se nombró Judío a dicho pueblo en el que más adelante surgió el primer movimiento religioso que actualmente conocemos como la religión Judía.

En síntesis: el pueblo al que lideró Moshé desde Egipto hasta la Tierra Prometida era el pueblo «hebreo», de este pueblo muchas generaciones después, surgió el Patriarca Jacob con sus 12 hijos, uno de los cuales era Judá, que de su tribu mucho tiempo después surgiría el Judaísmo. Es decir que hebreo y judío son dos cosas diferentes aunque tienen su origen en la misma raíz.

Durante la travesía de Moshé, finalmente encontró la manera de explicar de forma amplia y detallada cada uno de los aspectos de la tabla de los 10 códigos (10 mandamientos), y entonces se redactó el documento que nosotros conocemos como «Los 5 Libros de la Torah», el Pentateuco o conocidos en la Biblia como los 5 libros del antiguo testamento.

Según la tradición hebrea, los 5 libros del Pentateuco fueron escritos por Moshé, quien recibió la revelación directamente de Dios en el Monte Sinaí a través de las tablas entregadas y sus frecuentes conversaciones directas con El Creador, por lo cual La Torah se define como la «instrucción dada por Dios para el pueblo, a través de Moisés».

Los libros que la constituyen son:

  • Bereshit (בְּרֵאשִׁית), «En el comienzo»— Génesis
  • Shemot (שְׁמוֹת), «Nombres»— Éxodo
  • Vayikrá (וַיִּקְרָא), «Y llamó»— Levítico
  • Bemidbar (בְּמִדְבַּר), «En el desierto»— Números
  • Devarim (דְּבָרִים), «Palabras»/»Cosas»/»Leyes»— Deuteronomio

Cuando estudiamos el Torah debemos entender que todas las palabras de sus libros sólo parecen ser palabras asociadas con nuestro mundo, sin embargo, las palabras representan objetos espirituales y raíces, que no están de ninguna manera relacionadas con nuestro mundo. Utilizan un lenguaje conocido para nosotros para que podamos asociar los conceptos, pero en realidad todo lo que se narra en las escrituras se refiere a estados de consciencia y actitudes de connotación espiritual y sus repercusiones en el plano físico.

La Torah contiene ocultos los Nombres sagrados del Creador (códigos), que son herramientas que en su totalidad nos ayudan a alcanzar los diferentes niveles de aproximación y de sentir al Creador en nuestra vida, de manera que mientras más profundo podamos sentirle es indicador de que estamos mucho más cerca de Él y que nuestra evolución es avanzada; todo ello se manifiesta de forma física en nuestra vida, en la que experimentamos plenitud y paz en todos los aspectos.

Según el nivel que vayamos alcanzando la Torah tiene cuatro niveles de comprención, o lo que en hebreo – arameo se conoce como«PaRDe(en el lenguaje original las vocales no existen por eso las dejo en minúscula) que significa «Paraíso»… ¿les suena conocido?

Este concepto es un acrónimo que alude a las cuatro formas básicas de comprensión de la realidad. Las 4 consonantes de dicha palabra son a su vez la letra inicial de cuatro palabras que se refieren a las diferentes capas o niveles de la Torah.

Estas son: PshátRémezDrásh y Sod.

  1. Pshát: el nivel de comprención literal, tal como las palabras son entendidas en la vida diaria, simboliza el sentido más simple del texto, aquel que salta a la vista tan solo por leer el texto sin pensar demasiado.
  2. Rémez: el nivel de sentido alegórico del texto, las cuales hacen alusiones a cosas que las personas pueden comprender, algo así como las fábulas. Si reflexionamos en una historia o palabra de la Tora es muy probable que eventualmente la misma nos lleve a pensar acerca de algo más y a medida que repensamos las palabras en nuestra mente las mismas nos transportan hacia recuerdos u actos que hicimos en el pasado.
  3. Drásh: es el nivel de del sentido de comprensión de las leyes del Universo, para lo que se requiere un amplio conocimiento de los códigos hebreos – arameos y la guematría o numerología Kabbalística.
  4. Sod: es el entendimiento místico o profundo de los secretos ocultos en el texto, del cual deriva la Kabbalah y el cual sólo podría encontrarse con el estudio de los textos originales en sus lenguas originales.

Ahora bien, es súper, súper, SÚPER importante saber que para tener un optimo entendimiento de este texto tan poderoso es indispensable que su estudio inicie desde el «Sod» que es la rama de la que se ocupa la Kabbalah, ya que debido a la naturaleza humana que nos inclina a realizar el menor esfuerzo posible para conseguir cualquier cosa, si la persona inicia desde el «Pshát» que es el nivel que corresponde a la comprensión literal, la mente como es natural en ella, se acomoda a ese nivel de entendimiento y se casa con los conceptos conocidos que le hacen sentir cómoda, lo que le complicará la comprensión posterior de la parte oculta y secreta.

Aclaro que no es imposible, pero en lo personal he sido testigo de cómo los conceptos del «Sod» parecen imposibles de comprender para la mente entrenada en la comprensión literal o «blanco y negro» como le llaman los sabios Kabbalistas.

Los registros que Moisés dejó sobre pergaminos son la expresión terrenal, a través de símbolos materiales, de acciones espirituales de la Luz. Escribió todo lo que enseñó a sus estudiantes en el transcurso de 40 años de deambular en el desierto, explicando detalladamente todo a lo que los códigos de las tablas entregadas en el Sinaí se refería en cuanto a la espiritualidad y la vida en el mundo físico. Este es todo el camino desde el exilio Egipcio (terrenal y espiritual), a través del desierto (terrenal y espiritual), hasta la tierra de Israel (terrenal y espiritual).

No se trata de relatos históricos en un tiempo pasado específico, se trata de códigos que se aplican a nuestras historias personales, nuestras historias en el día a día en tiempo real, porque aquellos que estuvieron hace miles de años seguimos siendo nosotros, atrapados bajo el gobierno de la mente esclava, pero eso se los explico otro día jajajaja… a lo que me refiero, es que la Torah se trata de lo que está ocurriendo hoy en día en nuestra vida cada día.

Si te tomas la tarea de conocer todas las historias te darás cuenta de que son tus propias historias… los personajes son como nosotros, hombres y mujeres que atraviesan por retos materiales, corazones rotos y romances pasionales y sexuales, historias de esclavitud, ego, aprendizaje, heridas, victorias, esfuerzos, miedos, etc. Todo es acerca de nosotros y poderlo ver y aceptarlo es como finalmente recibir en nuestras propias manos la Torah aquel día en el Monte Sinaí; pero esta vez aceptándola de forma consciente.
Además puedo decirles desde mi experiencia que cada porción que se estudia semanalmente va de la mano con los acontecimientos que ocurren tanto en nuestra propia vida como en nuestro entorno. Es como si cada año rebobináramos el cassette y le pusiéramos «play» de nuevo, es de verdad impresionante como en el estudio semanal ordenado se revelan los aspectos que corresponde a lo que ocurre, nos dan las pistas, respuestas y las herramientas para hacerlo mejor, para superar los retos de la mejor forma y evitar las vueltas inútiles que nos atrasan en el camino a la evolución.

¿Cómo se estudia La Torah?

El estudio se realiza de forma anual y las lecciones están divididas para ser estudiadas semanalmente, de preferencia lo ideal es empezar a estudiar desde el día Domingo o Lunes para tener toda la información en nuestro sistema y poderla aplicar y aprovechar al máximo durante la semana.
Aquí te comparto el orden de las «Parashiot»/ porciones de estudio…
Espero no haberles confundido demasiado en este post, sé que estos temas pueden parecer un poco complejos al principio si estas iniciándote en este campo, pero la práctica y la constancia nos convierte en expertos así que les deseo mucha claridad para encontrar las herramientas y las respuestas que requieren para avanzar en su camino.
Espero esta información les sea de mucha utilidad y ya saben en donde encontrarme si tienen dudas.
✨Stefanie!

11 comentarios en “Los secretos de la Torah: un manual de vida…

  1. juan dijo:

    exelente informacion y si me interesa como accesar a las herramientas (libros de Torah o Biblia Kabbalística que incluyen los textos en el idioma original (hebreo – arameo) con su debida decodificación al español)

    • regresoalorigen dijo:

      Hola Juan, gracias por escribir! Espero que disfrutes del Blog, tanto como yo disfruto escribir en él :)… Por favor envíame tu correo electrónico para compartirte información en donde puedes bajar los tomos de la Biblia Kabbalística.

Deja un comentario