Leo – El León

Por: Stefanie Peláez

«El rey del zodiaco»

GENERALIDADES

  • Color: Dorado
  • Polaridad: Positiva (+)
  • Modalidad: Fijo, posee energía de estabilidad y plenitud.
  • Signo opuesto: Acuario
  • Casa zodiacal: Casa V
  • Anatomía: corazón, aorta, columna cervical, parte media de la espalda, circulación sanguínea.
  • Mes del calendario Kabbalístico: Menajem Av, que en hebreo se traduce como «Padre Consolador», por lo que Leo se considera el Padre de los 12 signos del zodiaco «en relación a la Luz que llenará a la vasija».
  • Sefirá del Árbol de la Vida: Biná
  • Luminaria regente: El Sol, luminaria que irradia toda su Luz para nutrir y dar vida incondicionalmente, pero de igual forma es capaz de quemar. «Ésta es la dualidad de Leo».
  • Símbolo: El León «El rey de la selva»
  • Palabra clave: Brillar

Leo está regido por El Sol Lo que indica una influencia bastante fuerte de fuego, que se expresa como energía de juicio o rigor, un fuego que quema y consume sin balance. Esta es la razón por la que experimentamos una polaridad de eventos, algunos negativos y algunos positivos durante el mes de Leo. Mes en el que experimentamos dos días duales, uno representa el «día más negativo» del año 9 de Av y el otro representa el «día más positivo», 15 de Av.

Letras del Mes

Visualizar de derecha a izquierda  ←

«Kaf» para el Sol y «Tet» para Leo.
Esta combinación de letras abre el corazón para conectar con la humildad y ayudar a los demás.

El elemento de Leo

Leo pertenece a los signos de «fuego» y la Kabbalah nos explica que la composición de éste signo en específico está formada por energía elemental externa de fuego al igual que su energía interna que también es de fuego.

Por lo tanto las personas nativas de este signo, presentan características que concuerdan tanto por dentro como por fuera, así como sienten lo harán notar en el exterior, así como se expresan será la manera cómo se encuentran en su interior. El doble fuego les aporta un gran poder y fuerza que puede ser constructiva o destructiva.

fuego fuego

 Sobre el signo

Leo es el signo regido por el Sol, es el segundo nivel del elemento Fuego en donde la experiencia con este elemento comienza a madurar y pasa de ser un fuego fijo y menos oscilante. Así como el Sol es el centro de nuestro sistema solar, Leo, representa el centro y corazón del Árbol de la Vida, por lo que los nativos del signo son el propio Sol de su universo personal, siendo la fuente de iluminación y calor del mundo que le rodea. Van por la vida marcando su presencia de forma determinada y poderosa.

Como todo signo de fuego, es un signo de energía independiente, abundante y segura. Sugiere el placer de experimentar la vida con luz, aflora la alegría de existir e inspira una visión optimista en todo lo que su presencia impacta.

«La finalidad de la experiencia del León es la unión de la mente y el corazón para integrar la individualidad y la expansividad del Ser».

Leo traza una línea entre vivir y simplemente existir y es entonces cuando alcanza la superioridad de la consciencia, que hace del hombre un ser más evolucionado y con eso se siente único, especial… lo que hará que deje de sentir necesidad de aplauso y reconocimiento… cuando esto no pasa, es por ello que hay una gran tendencia a que se les infle más el ego y busque la afirmación de su grandiosidad.

  • Palabras clave: (Positivo) generosidad, afecto, lealtad, autonomía, creatividad, exuberancia, idealismo, optimismo, expansividad, romanticismo y seguridad. (Negativo) fuego, centro de atención, autoridad, dominante, dictador, EGO.

Si se usa de manera armónica, esta misma energía evoca la parte luminosa de Leo, brindando aumentando su poder de intervención y generando una divertida ingenuidad. La vanidad, la arrogancia, el egocentrismo y la crueldad forman parte de su lado sombrío. Y cuando el rey se convierte en un tirano… la seguridad pasa a ser el tener miedo al ridículo.

Equilibrar la energía leonina significa lograr humildad, compasión, tolerancia, aprender a compartir, a ser afectuoso y positivo sin preocuparse por las opiniones de los demás o si es o no el centro.

Personas de Sol o AC en Leo

Tener el Sol o AC en Leo significa tener un fuerte deseo de desarrollar el impulso creativo del Ser. Los nativos de Leo que operan en la expresión más positiva de la energía solar, tienden a ser cariñosos, exuberantes, alegres, optimistas, creativos, generosos, confiados, valientes y seguros de sí mismos, llevando todo esto a la vida de quienes los rodean. Cuando están en desequilibrio, la misma energía puede hacerlos arrogantes, egoístas y autoritarios, comportamientos que surgen cuando el EGO aún no está bien pulido y comprendido. Cuando miran solo su propio interés, pueden volverse egocéntricos y obligando a todos a su alrededor a seguirlos.

Si tiene un autoestima bajo, es como que prácticamente esta negando su Sol, su brillo y se encierra hacia adentro de sí, por miedo a perder la aprobación o por temor al desprecio y la falta de respeto. Cuando eso sucede, tratan de compensar direccionando el reflector sobre sí mismos para llamar la atención o sentirse especiales (consciente o inconscientemente), casi de inmediato pueden querer interpretar al héroe hacerse notar mientras rescatan al débil. A veces, el gesto es realmente noble, pero como piensan que en el fondo creen saber lo que es mejor para los demás, dejan de enfocarse en lo que de verdad necesita el otro y su ayuda termina siendo equivocada.

Si se sienten insultados o irritados hasta el extremo, pueden asumir su papel de Rey, sentándose en su trono y colocando al oponente en su debido lugar. Raramente olvidan la falta de respeto a menos que sus detractores pidan humildes disculpas. Aun así, es posible que la amistad no vuelva a ser la misma; sin embargo, el leonino no suele guardar rencor eterno a menos que estén completamente conectados a la energía baja del signo… entonces quemarán todo a su paso.

Extrovertidos y amigables, piensan que el mundo es su escenario. Les es difícil pedir ayuda y a menudo piensan que la gente no es justa con ellos, de igual forma es duro para ellos reconocer la culpa. Los demás los ven como un líder y utilizan su encanto para lograr su metas.

¡¡¡Les encanta el drama!!!… Son intensos  y soberbios por naturaleza, les gusta llamar la atención y disfrutan de ser vistos. Poseen un magnetismo muy fuerte el cual proviene de su astro regente el Sol.

Al ayudar les gusta ser apreciados por hacerlo, de lo contrario se ofenden. Cuando carecen de humildad son presumidos y apantalladores, proyectan éxito ilusorio a toda costa, aunque su cuenta bancaria esté en número rojos. SE REÚSAN A SER VISTOS MENOS QUE UN REY.

Jamás tienen miedo escénico, son excelentes comunicadores y oradores. Son hiperactivos y luego perezosos gracias a la dualidad de su energía (+/-). Son muy protectores de su familia así como competitivos. No confían fácilmente, son muy creativos y se trazan metas a largo plazo. Tienen la capacidad de ver el marco en grande, pero no ven claro los detalles.

Suelen tener vitalidad, buena salud y gran capacidad de recuperación. No suelen estar tristes, pero no son inmunes a ese sentimiento. Afortunadamente, su gran alegría interior (un beneficio solar), tiende a hacerlos felices de nuevo después de alguna desgracia.

«En tema de relaciones, sienten, en esencia, que necesitan admirar a su pareja».

Si no existe esa admiración, la relación puede sufrir inestabilidades o no durar mucho. También pueden ser tercos y a menudo resistentes a los cambios que no sean propuestos por ellos. Sin embargo, son capaces de lograr muchas cosas en la vida debido a una mayor obstinación. Esa misma persistencia se convierte en un recurso valioso cuando se usa en forma de lealtad, que por lo general es muy fuerte para los seres queridos.

Su símbolo es el León, el rey de la selva, que le da al nacido bajo su influencia esa personalidad de realeza y superioridad. Siempre tienen la creencia de que todo lo que hacen es desde el corazón y prefieren hacer cosas que les brinden un amplio margen para la creatividad, la organización y el liderazgo. Aunque se ven fuertes por fuera, muchos son sensibles por dentro y sus sentimientos pueden lastimarse fácilmente… Leo está ligado fuertemente al niño interno.

Suelen tener mucho magnetismo personal, pareciendo atraer naturalmente a la gente a divertirse a su alrededor. También hay una inclinación por la teatralidad, el fatalismo y el drama por el acto de expresarse y contar historias de una manera interesante o exagerando una ituación para mostrarse el centro y dirección del espectáculo… pero aún si su orgullo ha sido herido o se siente despreciado ya que no escatimará en la dosis de drama excesivo, simplemente porque muchos leoninos no soportan el desprecio o que las personas sean indiferentes a ellos.

El Hombre y la Mujer de Leo

Los hombres de Leo pueden ser imponentes, poseen coraje, liderazgo, energía, lealtad y dignidad. Por lo general les gusta ser el centro de atención, e irradian su energía y se comportan con esplendor. Su aguda sinceridad les hace decir lo que piensan, sin medias palabras, algo que puede parecer grosero a veces. Tienden a soportar las provocaciones, pero hasta cierto punto. Su reacción puede ser lenta, pero cuando finalmente explota, suele ser radical, feroz y dramática, aunque sus batallas las libre siempre con valentía y justicia. Tienden a mantenerse a sí mismos por medio de sus esfuerzos y talentos naturales, rara vez por medio de la deslealtad o la hipocresía.

«En general, no les gusta recibir órdenes; ser subordinado no es la posición más cómoda para el hombre Leo, lo que lo convierte en emprendedor y empresario».

Sienten atracción por las personas inteligentes y tienden a buscar relaciones más duraderas. Quien desee relacionarse con un leonino puede encontrar cualidades que no son muy atractivas, ya que a veces pueden ser egocéntricos, exigentes, arrogantes y presuntuosos. Conocen el poder que tienen para influir en las personas y pueden buscar formas de aumentar esa influencia. Sin embargo, son buenos compañeros, padres y amigos debido a su naturaleza amorosa y generosa, además de ser tiernos, atentos y muy leales.

La mujer de Leo, llama la atención por naturaleza… prácticamente es como querer ignorar que el Sol salió y está brillando fuerte y claro. Tiende a inspirar y liderar con mayor naturalidad que el masculino, como si fuera su derecho y obligación. Incluso puede considerarse una mujer aparte de las demás… casi no encaja con otras mujeres y tampoco quiere hacerlo.

Es muy generosa y cariñosa con sus amigos y en sus relaciones, solo tiende a ser fría y distante con aquellos que no forman parte de su círculo. Si alguien provoca a una leonina, ella puede cortar la amistad o comenzar a tratar a la persona con gran indiferencia. Determinada y segura, la leonina irradia encanto, pocos son capaces de resistir su magnetismo natural… pero para que ella esté interesada en alguien, primero debe ganarse su respeto.

«Las leoninas suelen necesitar ver méritos en su pareja, para sentir que él es digno de su admiración».

En ese caso, se convertirá en una compañera amable y leal, capaz de enfrentar los peores problemas que surgen en su vida como pareja. Para ella, en una relación debe haber igualdad para ambos, por lo que repudia a las parejas dominantes, manipuladoras o que sostengan un lugar de inferioridad. Cuando necesita atención, es bueno que su pareja esté cerca. Las mujeres de Leo pueden ser muy exigentes. Como tienden a ser sinceras, no pueden soportar la deslealtad. En general, se sienten más realizadas con socios inteligentes, seguros e independientes, pero que nunca la eclipsen pues una reina necesita ser admirada.

Partes del cuerpo correspondientes al signo

El órgano en que Leo se ve afectado cuando vibra negativamente o en desequilibrio es principalmente «el corazón», un órgano vital del cuerpo y que trabaja arduamente. El corazón nos enseña que el ser respetado por los demás es resultado de trabajar duro y asumir responsabilidad. Cuando se encuentran en negativo, las personas nacidas bajo este signo pueden padecer problemas cardíacos.

Un corazón abierto es fuente de humildad.

De igual forma le corresponden también los órganos de su signo opuesto Acuario, que corresponde en éste caso al «al sistema circulatorio», por lo que podría presentar problemas como várices, obstrucción de arterias, etc.

Al presentarse éstas señales físicas tanto en el corazón como en el sistema circulatorio, es importante prestar atención ya que es un aviso de que hay asuntos a corregir en el plano energético.

Retos:

  • Ser líder sin caer en la dictadura y el control sobre otros
  • Comprender y trabajar el ego
  • «Bajar al pueblo», escuchar, sentir y ponerse en los zapatos del otro
  • Aprender a ver los detalles
  • Aceptar que no lo sabe todo, pero que puede ser un gran canal de Luz para los demás
  • Hacer un esfuerzo por no buscar ser alabado, admirado, reconocido; todo esto es letal para su seguridad espiritual, ya que le agranda el EGO aún más
  • Recordar que es humano, y que puede pedir ayuda.
  • Saber que no siempre se puede ser el centro de atención
  • Cuidar su el dinero para evitar deudas que sostengan una apariencia exitosa
  • No ser tan dramático

Nombre, de los 72 Nombres de Dios:

Meditar esta combinación de 3 letras para tener la valentía de asumir la responsabilidad y ser el líder que se está destinado a ser, a fin de hacer una diferencia en este mundo. (Los nombres de Dios funcionan para cualquier persona, sin importar su signo natal).

MEDITACIÓN: Reflexiono sobre la verdad espiritual de que la paz en el mundo comienza con la paz en mi propio corazón. Con este Nombre, acelero mi propia transformación, intensificando las fuerzas de paz alrededor del mundo.

Nos queda un post más de los signos de fuego… ¡no te lo pierdas!

Para profundizar te invito a tomar esta breve clases sobre Leo…

Signos de Fuego: Leo

Duración: 21:52

Valor de la clases: Q50.00/USD $7.00

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: