Sexo: la puerta a la vida o a la muerte, ¿de qué lado estas?…

En el origen, desde el principio de todo, el sistema operativo de La Creación se ha basado siempre en dos energías… «masculino y femenino». Un polo positivo y un polo negativo es lo que se requiere para dar vida. Para que la Luz pueda tomar forma y convertirse en lo que se desea crear, se requiere de una superficie que la pueda contener y reflejar, sólo así se da la manifestación; de otra forma la Luz solo sería eso, una fuente inagotable de vida que sin dicho contenedor al que la Kabbalah nombra como «vasija», no llegaría a experimentarse como vida, al menos como la conocemos.

En ese proceso creativo, desde el macrocosmos hasta el microcosmos que habitamos, se lleva a cabo una alquimia en la que se involucran estas dos energías de las cuales han surgido, el alma primordial, nuestro sistema solar, nuestro planeta, el espacio que habitamos, nuestro hogar, nosotros, nuestros hijos y todo aquello que forma parte de nuestra vida. Desde lo espiritual hasta lo material, todo tiene su base en ese sistema energético.

Desde el plano superior nos fue heredado el método, el cual se modifica en ciertos factores según la densidad del plano en el que se lleve a cabo, pero siempre respetando los mismos principios. En el mundo físico, existe una puerta que conecta El Cielo con La Tierra, por donde pasa toda la energía que necesitamos para crear todo lo que requerimos para vivir.

— Estoy a punto de tocar un tema probablemente controversial para muchos, pero como siempre les digo, NO QUIERO QUE ME CREAN, decidan por ustedes mismos pero dense la oportunidad de verse, escucharse y sentirse; desconéctense un momento de toda la contaminación externa, de todo el ruido y la distracción y atrévanse a reconocerse y a encontrarse! —

Estamos en medio de dos semanas que están transcurriendo bajo un poder muy grande de energía de sanación. Los textos sagrados «La Torah y El Zohar» nos explican dos lecciones importantes correspondientes a estas semanas, que tratan sobre lo que creamos en nuestra vida cuando le damos mal uso a nuestra energía sexual. Aquí se nos revela un secreto muy grande que podría salvar nuestra vida de toda la destrucción a la que nos sometemos.

Empecemos por el principio…

¿Qué es la energía sexual?

Somos energía , como todo lo demás en el Universo, el ser humano es energía. En el nivel mas bajo, las ondas más pequeñas de energía forman materia, el cuerpo físico y procesos de actividad; mental, emocional y espiritual.

La energía sexual es la realidad detrás de todos nuestros momentos sexuales físicos. Cuando estamos sexualmente activos (lo que puede ser en cualquier grado de intensidad, desde una excitación ligera con un pensamiento sexual hasta pleno acto sexual). Esta energía no es simplemente un flujo de electricidad que transita por el cuerpo, sino que interactúa y tiene gran importancia con todos los aspectos de nuestra vida: el físico, emocional, mental y el espiritual.

Se trata de una energía muy poderosa, la más poderosa de todas según la Kabbalah!!!, que nos cuenta que nuestra existencia y el motivo de toda la creación es «EL SEXO».
Pocos de nuestros aspectos son tan poderosos como la energía sexual, es nuestro fuego eterno que nos da vida, mantiene la vida a través de nosotros y es el motor de la raza humana. Nos mueve, nos impulsa, nos inspira, nos empuja y provoca el deseo de crear.

En última instancia la energía sexual es la responsable de nuestra búsqueda de todo aquello que suele ser nuestra máxima prioridad en la vida.

Es la semilla de la vida, poco refinada y difícil de gobernar. Todos sabemos lo difícil que puede ser resistir o causar deseo sexual, muchas veces es esta fuerza antigua la que nos domina; y solamente es posible acceder a ella en un estado sexual, lo que determina que cualquier intento de hacerlo asexualmente no tendrá resultados.

La energía sexual es la fuerza creativa, venimos de ella, es la madre de todas bioenergías humanas, aquella que puede alimentar todo nuestro ser si la cuidamos y utilizamos correctamente. Cada vez que la energía se expande por nuestro ser durante una experiencia sexual, puede crear un gran alimento en todos los niveles, desde lo espiriutal hasta lo físico y no solo a nivel de placer, sino en todos los niveles que nuestra existencia requieren para llamarse vida.

img_4109

Es una fuerza muy antigua, » La Fuerza Primordial» , la que dio origen a TODO… tiene su propia dinámica y sus leyes universales. Hay cosas que la alimentan, cosas que le hacen daño, cosas que la ayudan a fluir, cosas que la bloquean. No hay que confundirlo con las leyes humanas de moralidad, ya que estas son simplemente una realidad en nuestro Universo.

«Lo que si tenemos que tomar en cuanta, es que esta energía tan poderosa puede crear vida o provocar la muerte»

La problemática radica en el desconocimiento del poder que duerme en nuestro interior, que en nuestra época actual ha sido nublado por la influencia de las redes y los medios que nos mantienen «conectados» pero desconectados de nosotros mismos.

El Zohar dice:

“Y alabados sean los merecedores que cuidan su Yesod (fundamento, sexo, sustento, “puerta del cielo”), cumpliendo a cabalidad los preceptos como están estipulados a realizarse, como un hombre que no puede separarse del verdadero placer maravilloso del llamado del alma y no así del cuerpo y como tal huye del deseo egoísta cómo huiría de un incendio”

Estas son las palabras sagradas que purifican y encienden el fuego del compromiso en el corazón de aquellos que quieren seguir los lineamientos del Creador… no por «obedientes», sino porque conocen la sabiduría que en esas palabras radica. 

YESOD

Significa fundamento; יסוד es la novena sefirot, una de las más importantes del Árbol de la Vida. En la Astrología Kabbalística es representada por La Luna porque esta sefirá es la que refleja la luz de las otras sefirot en Maljut (el mundo físico), también representa los órganos sexuales porque es ahí donde las sefirot más altas conectan con La Tierra, (nuestro mundo). Podemos identificar este centro energético en nuestro cuerpo con nuestro segundo chakra en el sacro «Swadishthana».

f7f9398a78481029439841f16fd5209e

Yesod es la puerta que conecta los planos superiores con Maljut… Maljut representa el cuerpo físico del mundo espiritual, es donde la Luz toma forma, Maljut recibe la Luz de la Fuente y le da forma para luego devolverla al cielo con el fruto de lo que se ha logrado en la Tierra.

Apectos generales de estas dos sefirot:

Yesod: Astrológicamente representada por el signo de Cáncer ♋️ y tiene como regente La Luna 🌜, está ubicada en la columna central del Árbol de la Vida, identificada como la sefirá #9  y en algunos textos sagrados se le menciona como «las puertas al cielo».

Maljut: Astrológicamente representada por el signo de Leo ♌️ , tiene como regente al Sol🌞, está ubicada al igual que Yesod en la columna central, identificada como la sefirá #10. Es el mundo físico, el plano en el que existimos y su nombre se traduce del hebreo – arameo מלכות como » El Reino»

Ambas sefirot figuran como bases centrales de nuestra vida y todos sabemos que sin bases firmes las construcciones se derrumban.

Aquí podemos ver el por qué el mes de Julio abre sus puertas con la importante evaluación de nuestros fundamentos, las bases sobre las que hemos construido nuestro hogar, tanto físico como emocional. Ese lugar en el que nos sentimos tan seguros como en casa, donde todo se hace familiar, donde podemos descansar y ser nosotros mismos a a plenitud.

b9238f124bcd58c10f772d210088f0d8

Abrimos y cerramos las puertas al cielo cada vez que experimentamos una relación sexual, con lo que podemos hacernos las siguientes preguntas…

¿Qué frutos estás enviando al cielo como muestra de tu trabajo en la Tierra?, ¿A quién o quiénes, le abres las puertas de tu Yesod?, ¿Qué energías has dejado pasar por esa puerta?

img_4104

Una relación sexual basada en el “deseo de recibir para sí mismo” de la clase de relaciones que llevan como ingredientes la prostitucion, pornografia, infidelidad, promiscuidad, etc… serían lo mismo que conectar con la muerte, porque al participar de ellas, es muerte lo que atraemos a nuestra vida.

Por Yesod entra nuestra energía para el sustento en todo sentido, para todo lo que necesitamos en la vida (alimento, amor, familia, trabajo, dinero, bienes materiales, espirituales, etc.)

Si abrimos la puerta hacia energías de muerte todo nuestro sustento está en riesgo porque basta con una sola ocasión de haber elegido alimentarnos de muerte para que toda la contaminación entre a nuestro sistema molecular y empiece a corroer todos los aspectos de la vida involucrando también los órganos del cuerpo.

El Satán controla el tiempo, nos engaña con ello, aparentemente no pasa nada pero la destrucción es inminente y llega cuando menos lo esperamos. Si te detienes a analizar y observar te darás cuenta que quizá tu has podido experimentarlo ya sea en tu propia vida o por medio de alguien cercano. Podrás darte cuenta cómo a raíz de un evento de esta categoría, empieza un efecto dominó de destrucción y muerte en la vida de quien lo experimenta.

El detalle está en que lograr conectar con nuestra naturaleza divina, que es la que nos inclina a compartir «de verdad», es decir «sin deseo de recibir para sí mismo», es cuando existe el Amor y por ello es que el amor, resulta ser la mejor receta para compartir la intimidad sexual. Por el contrario, las relaciones furtivas nunca se llevan a cabo pensando en compartir con el acompañante, sino con la intención de recibir placer al deseo de sí mismo.

Esto sería igual que apagar una vela en medio de la oscuridad sabiendo que no tengo fósforos.

La Kabbalah nos enseña que desde lo macro a lo micro, el hombre «masculino» representa el alma, la luz y el dar; mientras que la mujer «femenino» representa el cuerpo, la vasija, la oscuridad y el recibir.

Pero no todos los hombres son el alma para el cuerpo de todas las mujeres del mundo, ni todas las mujeres son el cuerpo para todas las almas de los hombres en el mundo. Solo existe un cuerpo y un alma que nos corresponde a cada uno y es en la unión de las piezas correctas que entonces nos hacemos «UNO SOLO»sexualmente hablando y en términos de relación de pareja.

Cuando es de otra forma y existen otras parejas sexuales en vez de convertirnos en «Uno» solo se destruye, se fragmenta, se provoca un corto circuito y la Luz se apaga dándole paso a la muerte. Toda la Luz del mundo esta disponible para ser revelada, pero será oscuridad absoluta para aquellos que no tienen el mérito; es decir que quien no cuida su vasija y la rompe no tendrá donde recibir la Luz.

Aquí no son suficientes las buenas acciones. Si participas del deseo sexual contaminado solamente se recibirá la Luz proporcional a las buenas acciones realizadas pero eso no es nada comparado con la Luz que dejamos entrar por la puerta que es Yesod… recordemos que Yesod es nuestro sustento!


El Zohar nos cuenta…

Y El Creador le dice al hombre: “Para guardarte de la mujer extraña y extranjera que no te pertenece y a quien no perteneces, aquella que suaviza sus palabras para convencerte… yo te digo: todo aquel que se guarda de tal cosa como lo hizo Yosef ,está atado a la Shekinah y se aferra a preservar su Maljut.

Expliquemos los códigos:

  • Yosef es el Patriarca que tenía el don de los sueños, uno de los 12 hijos de Jacob, de quien nos cuenta la Kabbalah que era un hombre con un gran magnetismo sexual, el cuál tuvo que experimentar muchas pruebas para demostrar que podía ser el encargado de abrir las puertas del cielo para toda la humanidad. En su historia descodificada encontramos la enseñanza de cómo a través de una vida sexual sana nos empoderamos para convertirnos en canales para el sustento pleno de nuestras vidas y así poder comartir la abubdancia con otros.
  • Shekinah, se puede entender como una especie de capa de ozono que nos protege de la luz del Sol, evitando que nos quememos, pero a nivel espiritual. Esta nos protege de la Luz directa de la fuente filtrándola, para que sea apta en el mundo físico sin correr peligro de una sobre exposición.
  • Maljut es La Tierra, nuestra vida, el lugar donde recogemos los frutos por los que trabajamos en todo sentido.

Entendamos entonces que el hombre es responsable de su vasija (mujer), la vasija no puede ser responsable del hombre porque fue hecha para recibir, viene a contener la Luz del hombre para darle forma pero depende del hombre «colocar o no» su Luz en la vasija que le corresponde, para que la forma que ésta tome sea la correcta.

La mujer únicamente puede ofrecer el espacio y apertura para contener, y aclaro que aquí no estoy hablando de feminismo ni machismo, sino de espiritualidad, por lo que no pretendo decir que las mujeres solo servimos para atender a los hombres; sino que simplemente nuestra naturaleza espiritual o energética sin importar tus preferencias sexuales siempre será una naturaleza de recepción y contención de la Luz. Estamos diseñadas para darle forma a la Luz, mientras que el hombre es canal para ella. Por lo tanto sin importar si eres mujer soltera, trabajadora, joven, anciana, lesbiana, o incluso si física y hormonalmente has cambiado de sexo, tu naturaleza siempre será de «vasija», porque vienes así desde la fuente y esta clase de cambios solo se pueden realizar en el lugar de origen.

7c32bbe3844fe01c0a214771c3a5a49e

Ahora bien, algo muy, muy pero muy importante es que, una vasija vacía (mujer vacía), ruega por ser llenada y puede dejarse utilizar ofreciendo lo que sea (a esto se refiere suavizar la voz) pero ésta en realidad no tiene nada que ofrecer si está vacía desde el principio.

Aclarando que una vasija no solo puede ser llenada por un hombre que es quien sirve de canal de Luz del Creador, puede también ser llenada directamente por el Creador cuando no ha encontrado al hombre adecuado que se ajuste a ella.

Una mujer que se ofrece desesperadamente (manipulando, rogando, engañando, obligando, exigiendo, o literalmente ofreciéndose visualmente cual carne en carnicería), vendiéndose por conseguir limosnas que al final tampoco le corresponden, es una mujer «sin equilibrio espiritual» que no se hace el bien a sí misma y tampoco al hombre al que se ofrece… y entonces lo único que se consigue es un gran corto circuito, pues al existir un vacío de «deseo egoísta» , éste equivale a oscuridad y la oscuridad es igual a muerte. Su vacío es tan grande que destruye la poca Luz que un hombre cegado también por el «deseo egoísta» le puede dar. Un hombre que solo tiene deseo de saciar su placer no se entrega del todo, solo se entrega al placer y entonces no es capaz de iluminar el vacío de la mujer extraña y sería como pretender iluminar por completo el cielo con una pequeña linterna de baterías.

¡Se requiere de entrega Total, con deseo de compartir para iluminar por completo el cielo!

Un hombre solamente se entrega a la mujer que no es extranjera ni extraña, a la mujer que le pertenece energéticamente hablando, porque fue sacada de él;  sólo así se entrega sin egoísmo ni deseo únicamente de placer, porque lo que más disfruta y desea es compartir ese placer con ella, busca llenarla de placer y así él, la disfruta y disfrutará del placer mismo que ella produce en la alquimia del intercambio. La entrega va más allá del placer mismo, va del cuerpo y el alma, buscará amarla, cuidarla y respetarla, velará por sus cuidados y seguridad en todo aspecto, sentirá que no puede dejarla a la deriva porque sería cómo dejarse perdido a sí mismo.

Esa es la diferencia entre la vasija/ mujer propia y la extraña y el porqué muchas veces las mujeres se sienten abandonadas por aquellos que solamente comparten la cama cuando tienen ganas y de igual forma los hombres no sienten el deseo de involucrarse más con aquellas a las que buscan para el intercambio placentero de una noche de sexo. Así podemos entender un poco, por qué existen tantos problemas y desarmonías en las relaciones de pareja… Observa tu caso y determina si realmente estas con esa persona por deseo de compartir o deseo egoísta de recibir para ti mismo? si es TU persona o solamente estas ahí por miedo a estar solo?

No estamos hechos solo para buscar placer a través del sexo casual cuando sintamos ganas, todo es mucho más profundo para realmente sentir la plenitud en nuestra vida. Se trata de orden, armonía esfuerzo y paciencia para cuidar de nosotros mismos y luego así como resultado, atraer con una energía de alta vibración a la persona adecuada y perfecta para cada uno.

img_4102

Somos creadores en esta realidad, lo sepamos o no, constantemente estamos fabricando la realidad que experimentamos en nuestras vidas y muchas veces nos auto provocamos enfermedades, desgracias, dolor, sufrimiento, pérdidas, etc.

A todo este tipo de anomalías energéticas negativas se les conoce como «plaga» en hebreo – arameo «maguefá»

Plaga es todo aquello que inflinge una mancha mortal en el espíritu y que surge cuando el «Satán» que en hebreo – arameo significa «oponente» o famosamente llamado EGO (El Gran Oponente) tiene el dominio.

Cuando percibimos una mancha en los demás, debemos distanciarnos a fin de no contaminarnos, porque hasta el más justo puede caer!… De igual forma si somos nosotros los contaminados, debemos reconocer la necesidad de nuestra purificación espiritual y actuar para que esto se lleve a cabo para evitar contagiar a otros.

Una purificación requiere de detectar aquello que nos contamina para sacarlo de nuestra vida radicalmente. Apartarnos de todo el ambiente y personas que nos empujan a buscar este tipo de hábitos auto destructivos, realizar un análisis de introspección para entender, sentir y escucharnos y encontrar las razones por las cuáles hemos elegido esta vía; recordar que antes que cualquier persona que podamos elegir como pareja para sentirnos llenos, existe una «Luz Mayor»… aquella que nos creó y que nos ofrece abastecimiento constante de esa energía que nos hace sentir plenos y que en el momento de conectarnos a ella, todo lo que sentiremos será el deseo de compartir esa Luz con aquella persona que finalmente llega a nuestra vida para hacerse UNO con nosotros y que sólo buscará también compartir lo suyo con nosotros, dejando de lado la ambición egoísta de buscar drenarnos.

No se trata de ser santurrones ni mojigatos, pero tampoco se trata de estar a la moda con la cultura moderna que sólo muestra el desprecio e inconsciencia del poder personal que radica en nuestra energía sexual y que se ha convertido en un abuso y desprecio del mismo cuerpo por satisfacción del placer. Personalmente considero que no saben de lo que se pierden aunque pareciera que lo disfrutan mucho jajajaja. Una sexualidad realmente sana y consiente invade al ser humano de Amor, paz, belleza, sabiduría, poder, alegría y sobre todo MUCHO PLACER!!!

«Es importante recordar que nadie es responsable de otros, cada uno es responsable de provocar sus propias plagas y de ser causa de contaminación para otros. Solo podemos ser responsables de nosotros mismos y ver por nuestro cuidado propio».

La Kabbalah nos enseña a alejarnos y mantenernos distanciados de las plagas pues sólo con el hecho de estar cerca de la energía de la muerte estamos en riesgo de atraerla a nuestra vida. Cuando hablamos de muerte no nos referimos específicamente a la muerte física aunque ésta también es posible. Se tratar de la muerte de relaciones, proyectos, trabajo, salud, etc. Nuestra experiencia de vida se ve seriamente afectada por un acto simple que pareciera insignificante… una sesión de placer casual, puede convertirse en el inicio de nuestra destrucción y todo puede terminar sin que nos enteremos del por qué.

En la tecnología Kabbalística existen herramientas muy útiles y sencillas que nos aportan la energía necesaria para contrarrestar este tipo de contaminación en nuestro sistema, que se produce por medio de la energía sexual mal utilizada… si te interesa saber un poco más, no te pierdas el próximo post, en donde te explicaré ampliamente de qué se trata y cómo utilizarla.

Felíz re inicio!

La Tefa.

3 comentarios en “Sexo: la puerta a la vida o a la muerte, ¿de qué lado estas?…

Responder a Lesly Cancelar respuesta