No juegues a ser víctima de las circunstancias que tú mismo has creado…

El mundo sigue dando vueltas y muchas cosas en vez de avanzar siguen estancadas o en retroceso. Las noticias siguen mostrando historias tristes, eventos llenos de odio, discriminación, desprecio, ignorancia y separación.

Es temporada del mundial y los jugadores juegan sin ser equipo, en las fronteras se repiten historias de odio de guerras pasadas, meten a seres humanos en jaulas mientras otros divagamos de la realidad viendo al sol brillar de nuevo cada Domingo.

La realidad está pasando frente a nuestros ojos y alrededor nuestro… no nos gusta, nos quejamos, opinamos pero aún así seguimos colaborando en un círculo vicioso que va de mal en peor y con nosotros a bordo.

Una persona me dijo hoy:

En el mundo las cosas son duras, difíciles y aveces crueles… las cosas no van a pasar si no hacemos que pasen y nadie nos va a resolver nada solo por tener linda cara, la gente vive en una burbuja y yo viví en una hasta que la persona que dormía conmigo la pinchó y tuve que aprender a vivir en la horrible realidad.

En otro momento de mi vida hubiera pensado que era muy pesimista o negativo pensar así… pero hoy con una perspectiva más amplia sin decir nada pensé que tiene toda la razón!

Hace algunos meses la perspectiva que tenía del mundo se derrumbó como aquel día se calleron las torres gemelas, así! sin previo aviso y de la forma más inesperada… hoy sin ser pesimista o dramática, debo decir que veo al mundo como un lugar hostil, un campo de batalla en el que sobrevive el que más preparado y equipado esté; y no me refiero a prepararnos con armas y técnicas de defensa personal, hablo desde el punto de vista en el que entiendo que la realidad física se origina en el plano energético y espiritual.

Suena súper raro pensarlo y decirlo, pero la verdad hoy puedo ver la realidad de mi mundo y es algo muy diferente a lo que yo quería creer.

Todos queremos que sea hermoso, colorido, amoroso y lleno de paz y cosas lindas como unicornios y brillantina 🦄✨… es hermoso pensar así y trabajar por ello, pero la realidad es otra muy diferente, aún no veo unicornios por las calles ni personas que tienden su mano para ayudar al vecino o tan siquiera para saludar al desconocido con el que se cruzó en la calle. Eso aún no pasa, aunque en el fondo de mi corazón y sé que en el de muchos de ustedes existe ese deseo.

Nos aferramos a los pocos eventos agradables, los atesoramos y rememoramos cada vez que podemos… deseamos que nunca se acabe el momento mágico 🙏🏻, pero mientras vivamos conectados a la realidad del 1% o lo que conocemos como el mundo material en donde las leyes naturales nos llevan por el camino en el que todo lo que inicia tarde o temprano llega a su fin, las cosas seguirán el curso natural y la magia y los milagros no ocurrirán hasta que conectemos con el aspecto superior de cada uno; con ese yo mejorado y evolucionado.

Todos quieren un pedazo de plenitud, una porción de felicidad aunque no se la merezcan, todos buscan al amigo feliz, al agradable, al que le abunda la prosperidad, las ganas, la bondad y el compartir… para pedirle un trozo de lo que tiene e incluso en muchos casos para robarle lo que se pueda, si no lograron convencerlo de darlo por las buenas.

Tu de qué lado has estado más a menudo?… del que da o del que pide o quita?

En este mundo existe la envidia, la falsedad, el odio, la mentira, el chisme, la maldad, la venganza… existe gente que está llena de esto y se le olvidó que en el fondo tiene la misma Luz que otros que la llevan a flor de piel; se abalanzan sobre el que brilla con Luz propia, sobre el que tiene todo el deseo y la buena intención de dar y compartir.

El problema es, que el que no sabe cómo brillar absorbe y drena de tal manera al que si sabe, escudándose con el miedo a extingirse y a desaparecer en el olvido. Pero no es solo su culpa, ésta la comparte con el que se deja!

Por eso el equilibrio y los límites son herramientas necesarias para el que da, quien debe aprender cuando parar, cuando decir que no, cuando alejarse y no sentir remordimiento ni culpa por decir que NO!… no se trata de ser egoísta, se trata de saber y entender de forma clara que

“si no cuidamos de nuestra Luz propia, la poca Luz qué hay en este mundo se extinguirá a manos de los débiles”.

Cuidar de quién nos rodeamos es clave. Cuidar a quién nos acercamos aunque suene despectivo, aunque suene a estado de alerta… pues la verdad es que el mundo se sostiene gracias al esfuerzo de los justos y sabios y si no ponemos las cosas en el lugar y el orden en el que deben estar, nada funciona bien y todo se va a la fregada.

Sabiduría es reconocer quién soy, saber que tengo la capacidad de brillar y compartir Luz, pero que también soy yo quién decide con quién hacerlo, porque el que peca de tonto o ignorante es peor que el que peca de malvado. La astucia, la firmeza y la determinación son tan necesarias como la bondad, la caridad y la calidez humana.

Hay momentos en la vida, en los que es necesario abrir los ojos y tener el valor de reconocer que vivimos en un mundo horrible, porque hemos permitido que así sea… y aunque suene exagerado, quiero decir que soy consciente de que hay muchas cosas hermosas por qué estar agradecido y tener esperanza, pero poco a poco todo eso se ve opacado por la guerra y la sangre que corre por todo el mundo a manos de nosotros mismos; y digo nosotros porque somos tan partícipes en la comodidad de nuestro hogar como en los campos de batalla.

Seguirá habiendo dolor en el mundo si en nuestro entorno más personal seguimos durmiendo con el enemigo, invitando a nuestra mesa al falso, cuidando del asesino y alimentado al ladrón.

Mira a tu alrededor, de quién te estás rodeando, a quién le estás compartiendo tu Luz?… o quizás eres tú el que la está robando, el que se hace pasar por el buen amigo, el genuino y real, el que no mata ni una mosca pero en realidad está de incógnito para seguir tomando lo que no le pertenece, lo que no se ha ganado con esfuerzo y mérito propio.

Seamos sinceros y tengamos coraje para aceptar en qué posición estamos… llegó la hora de ponernos un alto a nosotros mismos, porque no podemos hacerlo por nadie más, no podemos obligar a nadie más, solo podemos actuar por nosotros y ser responsables de nosotros.

No se trata de luchar contra otros, sino con nosotros mismos. Ponernos límites, ser más firmes, dejar de tolerar por quedar bien con otros, cuidar lo que hemos logrado para que sea un verdadero beneficio para todos y no sea destruido por los que no valoran ni aprecian porque no saben lo que cuesta armarse de valor, determinación y luchar por lo que se quiere hasta alcanzarlo!

Hoy con el corazón roto y dolor profundo pero con esperanza de que el cambio es posible, reconozco que existe la gente mala que se viste de buena, que puede estar a nuestro lado y nosotros no queremos verla por seguir pensando en los unicornios y la brillantina, existe la gente cruel que te quiere robar en tu cara por que lo único que tiene es ignorancia y cobardía que le hace pensar que es tan inútil que no puede sola.

Existe la gente falsa y mentirosa que se disfraza atrás de un abrazo de hermano pero que en realidad te envidia porque ni en mil años Luz se acercará a ser la calidad de persona que sos y mucho menos a tener lo que has logrado. Aceptémoslo, tenemos o hemos tenido unos de esos cuantos en nuestra vida.

Existen por el hecho de que les falta genialidad para tener ideas propias y llevarlas a la realidad, porque les falta personalidad para convertirse en sí mismos y dejar de copiarse del que brilla a su lado. Porque les falta humildad para respetar lo que no es suyo y de paso dignidad para respetarse a sí mismos.

El mundo es horrible porque se lo hemos dejado a los falsos, egoístas, mentirosos y débiles.

Por eso les digo… si hoy ya no estás en mi vida por que te retiré la invitación, es porque me di cuenta de quién eras, porque me di cuenta que sólo me estabas utilizando y buscando tu provecho para brillar con mi Luz y no con la tuya, porque ya es hora de que aprendas a hacer las cosas por ti mismo, que dejes de mentir y robar y de sentarte cómodamente en la mesa de alguien a quien no te has ganado con esfuerzo.

Hay muchas cosas que aún no sé, estoy en proceso de crecimiento y aprendizaje, lo que si sé es que no voy a pecar de ignorante teniendo en mis manos lo que ya sé, de lo contrario en el mundo seguirán habiendo tiranos, asesinos y ladrones, porque en nuestro círculo seguimos permitiendo personas mediocres, porque no exigimos que aquellos que se quieran llamar nuestros amigos sean de la más alta calidad de personas.

“Y no podemos exigir calidad en quienes nos rodean si primero no nos hemos convertido en esa calidad de persona”

Es mi responsabilidad con la realidad del mundo ser consciente de a quiénes elijo para compartir un café, una plática, una comida, una amistad, una relación, con quién convivo a diario en mi vida personal, laboral, con quién comparto mi cama, mi familia, mis alegrías y mis logros… y de igual forma ser consciente en trabajar en mi mismo para poder formar parte de la vida de otros «aportando y no restando»

Ser mejor cada día me da derecho a exigir mejores personas a mi lado y provocar el cambio que este mundo necesita de raíz!

Ahora yo te invito a sincerarte contigo mismo, a despertar y ver a tu alrededor, reconoce de quién te rodeas, luego mírate en el espejo y reconoce quién eres…

¿Brillas con Luz propia o se la estás robando a alguien?, ¿eres de los que aportas o restas?, ¿eres genuino o te estás copiando de alguien más?

Es hora de despertar, crear cambios reales, de los que no se hacen en las marchas y manifestaciones revolucionarias, sino en lo profundo de cada uno de nosotros para luego manifestarlos en el entorno que nos rodea.

Si me estás leyendo es porque te interesa lo que digo así que espero aportarte algo positivo 😉

Te deseo la fuerza para ser mejor cada día!

La Tefa

Deja un comentario