EL MIEDO QUE HABITA EN MI…

Haciéndome un auto análisis como siempre, me encuentro con la sorpresa de que he vivido prácticamente toda mi vida con “miedo»…  Observo en mi niñez y pude encontrar el miedo a que me abandonaran mis padres, miedo a perderme, miedo a la oscuridad, miedo a las arañas, miedo a los payasos, entre algunos otros que ahora no recuerdo.

Luego sigo observando la línea del tiempo y encuentro que algunos miedos fueron superados al momento de enfrentarlos y observar que no pasó nada, quizá a raíz de un momento doloroso pero al final el miedo se va, dejando como rastro un mal recuerdo. Sin embargo otros miedos siguen vigentes y en el camino de la vida fui adquiriendo algunos otros como: miedo a la violencia del país, miedo a lo desconocido, miedo a perder al amor de mi vida, miedo a que pase algo malo (sin siquiera saber exactamente que podría pasar), miedo a la muerte, miedo a no saber quien soy, miedo a saber la verdad, miedo a mi misma… jajajaja y así una larga lista que incluye el mismo miedo a la oscuridad que tenía cuando era niña.

Lo cierto es que un miedo en específico me hizo buscar la escencia del miedo que habita en mi. Me hizo darme cuenta que estoy verdaderamente harta de vivir con miedo!!!

Todo sucedió gracias a mi curiosidad por saber quien soy de verdad, basada en el miedo de “no saber quien era” y estar enfrentando una situación complicada en mi vida, fui tras la búsqueda de esa verdad, esa verdad que muchas veces me causa … nuevamente: “mucho miedo”.

Estaba yo ahí recostada en el cómodo sillón de mi hipnoterapeuta, experimentando la última regresión a vidas pasadas que he tenido hasta el momento (tema que tocaré mas a profundidad luego), ahí narrando la experiencia de mis visiones en esa vida anterior en la que literalmente se manifestó el miedo como una especie de ente ajeno a mí, hablando de cómo habitaba en mí desde hace cientos de años, siendo un escudo para que yo no puediera encontrarme conmigo misma. Recuerdo que yo escuchaba como mi voz hablaba pero en realidad no era yo quien hablaba… mi corazón palpitaba a mil, quería gritar que esa voz que hablaba no era yo!, pero algo me hizo quedarme ahí escuchando. En un momento mi terapeuta le preguntó a la voz, cuál era su nombre? Y la respuesta fue: “SOY EL MIEDO”

Ese día pude entender, varias horas mas tarde depués de secarme las lágrimas, tomarme un té y de recuperar mi ritmo cardíaco, claro… que ese miedo no era yo, que es miedo no era parte de mí y que había sido bendecida por haber podido tener esa experiencia algo oscura y tenebrosa que ahora me dejaba ver mas claramente la luz que tanto busco. Tuve la oportunidad de ver cara a cara a la escencia de mi miedo y debo decir que no fue nada agradable, pero si revelador, pues ahora comprendo que he vivido cautiva en una prisión de falsa seguridad, en un espejismo que mi propia mente a creado para seguir manteniendo vivo al ego, haciéndome creer por tanto tiempo que yo no era mas que una mujer miedosa que dependía de su esposo, de su carro y de su casita para estar segura, que no podía hacer nada mas que permanecer en mi zona de confort para mantenerme segura, lejos del mundo, ocultandome de la luz por temor a ser cegada con el inevitable resplandor.

Inmediatamente, empecé a experimentar cambios muy positivos, muchas cosas empezaron a ser ridículas para mí, creencias que no eran mías empezaron a romperse para demostrar que eran falsas creencias, que en realidad no había nada a que temer en ellas. Pero otros miedos se hicieron más intensos sobre todo los miedos que tienen que ver con mi parte espiritual, la diferencia es que ahora no me quedo congelada y guardada en mi zona de confort… ahora estoy dispuesta a salir a buscar y enfrentar. Sé que aún me falta mucho por aprender y entender, pero mi visión es más clara, mi sentido para elegir lo que quiero creer y lo que no, ahora es más agudo, sigo mi propia verdad y no me dejo convencer por la de los demás, empecé a vivir desde el corazón y ya sólo dejo participar a la mente con cierta restricción.

Al final entiendo que si el miedo existe es sólo porque me he sentido separada, porque creo que lo malo y lo bueno existen, cuando la verdad es que ambas cosas son una sola y ninguna es buena o mala, simplemente es lo que es. El miedo existe porque yo lo dejo existir y al hacerlo me siento separada de mi misma, de mi escencia, de mi fuerza…

El miedo se define como la sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario. Es un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea. El miedo se puede sentir pero jamás sera algo físico o material, solo existe en la mente.

Según mi investigación, existen 4 miedos básicos:

  1. Miedo a perder
  2. Miedo a enfretar
  3. Miedo al abandono y
  4. Miedo a la muerte

El miedo produce una reacción neurohormonal automática y psicosomática, se produce una aceleración en el ritmo cardiáco respiratoro, se bloquea la razón y se siente un deseo de agredir o huir. Aparecen reacciones automáticas y descontroladas que producen una pérdida de energía y de fuerza vital.

El miedo proviene cuando la mente se sale del tiempo presente y viaja al tiempo futuro a un tiempo que no existe para producir un suceso imaginario en donde se pierde algo o a alguien y se tiene que enfrentar algo.

Para disciplinar la mente hay que controlarla permaneciendo en el momento presente, en el único tiempo que se puede actuar y decidir.

Aprendiendo y entendiendo la aceptación, es donde se puede comprender que todo lo que nos sucede es porque así nos corresponde y es necesario para nuestra correcta evolución sin etiquetas de bueno o malo, retirando la duda y pensamientos negativos.

He encontrado que la Hipnoterapia, asi como la Meditación y el Theta Healing son herramientas muy efectivas para rastrear miedos sin sentido, falsas creencias que nos provocan miedos infundados y claro, nos permite el enfrentamiento directo y la eliminación de estos miedos, paso a paso y cada vez mas cerca de Dios o la anergía del todo, como yo le llamo.

 

Debemos erradicar el miedo de nuestras mentes. El miedo es un derroche de energía; impide a las personas cumplir con aquello para lo que fuimos enviados. Es únicamente en la superficie, donde yacen los problemas. Muy dentro del alma solo hay paz, la energía no debe ser malgastada… Brian Weiss

 

Espero de alguna forma insentivarlos a analizarse, a preguntarse por qué no han empezado a hacer eso que durante tanto tiempo han querido hacer, por qué no viven la vida haciendo lo que aman, por qué no pueden vivir de lo que les gusta hacer, dejando de renegar por su horario de trabajo y lo inaguantable que es su jefe o su trabajo, por qué no han empezado una familia o se alejan del compromiso con una pareja estable… Cuánto tiempo más van a esperar para empezar a ser felices … Cuánto tiempo más van a esperar para empezar a vivir de verdad?!

 

Como siempre, con todo mi Amor para ustedes, Luz y Sabiduria para todos… Námasté

 

Stefanie.-

Deja un comentario